Seleccionar página

7 desafíos de RH ante el brote del COVID-19

por | 22 May, 2020

Empleados ansiosos y temerosos por contraer el virus; llevarlo a sus familias, perder el pago del tiempo libre y no poder pagar las facturas.

1. Comunicarse con frecuencia

Dar actualizaciones periódicas que les permita a los empleados saber que la empresa se mantiene al tanto de las cosas y sobre su desarrollo. La falta de información les hará sentirá que algo oculta o que no se está tomando la situación en serio.

2. Proporcionar información de qué es COVID-19

Utilizar información de las autoridades globales y locales, que les expliquen que es un virus respiratorio que infecta los pulmones, cómo se propaga y se rompe la cadena de transmisión, quién está en mayor riesgo y quién no. Además si alguien ha completado la cuarentena o haya sido liberado del aislamiento, es porque no representa un riesgo de infección para otras personas, esto ayuda a calmar los temores de estar cerca de aquellos empleados que han regresado al trabajo.

3. Empatizar y escuchar

Implementar canales donde se expresen sus inquietudes, a jefes o a RH, crear un comité de seguridad u otro canal apropiado, para aquellos que tienen miedo de hablar envíen sus inquietudes anónimas. Hacer un seguimiento individual de ser posible con actualizaciones periódicas.

4. Recordar a los empleados sobre los beneficios disponibles

Ofrecer un programa de tele-salud, o algún otro beneficio, recordar a los empleados que pueden usarlo y que servicios incluye en caso de tenerlo. Como funciona desde casa en lugar de ir al consultorio del médico e instrucciones sobre cómo proceder con base a sus síntomas.

5. Apoyar a los empleados en el lugar de trabajo

Los esenciales están en la primera línea de este brote, en todas las industrias, desde la atención médica hasta los cajeros en la tienda de comestibles. Estar atentos a los procedimientos de limpieza, y comunicarlos. Que no dejen de practicar el distanciamiento social. Proporcionar guías de cómo reducir estrés y la contaminación. Insistir sobre los síntomas de infección y en algún caso aislarlos de inmediato, adoptando las prácticas de detección.

6. Ser generoso cuando sea posible

El relajar algunas prácticas y políticas normales puede hacer mucho para aliviar los nervios. Si un empleado quiere usar una máscara en el trabajo, aunque no detenga el paso del virus, permitir que la use, si es posible. Si un empleado quiere teletrabajar y puede hacerlo con éxito, conceder que lo realice de manera temporal. La disposición que tenga un empleador para ayudar a los empleados a enfrentarlo hace mucho para reducir el estrés.

7. Sea creativo

Este puede ser el momento de considerar alternativas, como horarios flexibles, semanas de trabajo, turnos escalonados o semanas rotativas de teletrabajo entre el personal y reducir al mismo tiempo la cantidad de empleados en el lugar de trabajo. Menos personas en un lugar significar un menor riesgo de exposición y ayuda a aquellos que deben presentarse al trabajo a sentir que se están tomando medidas para protegerlos.

Deja tu comentario

Newsletter

RRHH Home Talks

Pin It on Pinterest

Comparte

En tus redes sociales