1. Traer de vuelta a los empleados en grupos muy pequeños, comenzando con aquellos cuyo trabajo solo se puede realizar en el lugar, como los científicos que necesitan los laboratorios.

2. Cada grupo que se traiga de vuelta, aprenderá sobre los protocolos y experiencias en la instalación, lo que mejorará para el próximo grupo que venga.

3. Empresa de China que trabajó de forma remota durante aproximadamente un mes, cuando se levantaron las restricciones locales, la compañía comenzó a traer a sus trabajadores tecnológicos de nuevo con incrementos del 10%, los gerentes directos decidieron quién debería ir primero.

Y subsecuentemente con incrementos del 20, 30, 50% y semana tras semana se monitorearon y se hicieron ajustes. Han vuelto un 70% de los trabajadores.

4. Empresa de productos alimenticios se consideran esenciales en todo el mundo, continuó con algunas operaciones de producción durante la pandemia, pero envió a casi todo el personal a casa para trabajar de forma remota;

  • Se creó una jerarquía de equipos de liderazgo y comités que representan diversos sectores y zonas, con realización de llamadas diarias.
  • Todas las mañanas hacen una actualización de cada región del mundo, se piensa y se aprende de unos de otros. Lo que sucedió en China y otras partes de Asia que se ha aprendido, se ha aplicado en Europa, América del Norte y América del Sur. La única manera de mantenerse al tanto es compartiendo abiertamente y reuniéndose de manera regular.

5. No solo es regresar cuando el gobierno lo dijo, son fechas que se convirtieron en un punto de partida, pero se tiene que para hacer una cuidadosa planeación seguida de una revisión detallada de las instalaciones e identificación de roles críticos que no se pueden realizar de forma remota.

  • Antes de que cualquier empleado regrese, los diseños físicos y los flujos de tráfico peatonal, hay que cambiarlos para minimizar el contacto en las estaciones de trabajo y en baños, salas de descanso y pasillos. La señalización más prominente es recordar a los empleados que se laven las manos y mantengan la distancia.
  • Todos los empleados que regresen, vean una presentación desarrollada por los equipos de comunicaciones y RH, sobre nuevas políticas y protocolos de la empresa.
  • Adoptar el enfoque de que la incorporación es algo que se debe hacer por cada colega que regrese. Eso hace que esto sea real y ayude a las personas a comprender los próximos pasos.
  • La crisis del coronavirus ha subrayado la importancia de una comunicación fuerte, incluida escuchar a los empleados. Con una comunicación más eficaz. Esta son prácticas que se garanticen que nunca se deben suspenderse.

6. Para los empleados que regresen a trabajar, cada mañana se comience con un control de temperatura, evaluación de salud y una máscara gratuita que se use durante todo el día.

  • Si alguien tiene fiebre o muestra síntomas de COVID-19, se inicia un plan de emergencia que implica una llamada a una ambulancia.
  • Para los elevadores, oficinas y pasillos cuenten con instrucciones para presionar los botones o usar guantes y luego desecharlos en un bote de basura adyacente. Las puertas y ventanas se abran para permitir que circule aire fresco.
  • Algunos lugares de trabajo dividirse en dos turnos para que los empleados puedan tener más espacio mientras trabajan.
  • El lugar de trabajo no se parezca en nada al que los empleados conocían hace solo unos meses. Sus prioridades también han cambiado. Ayudarles a ser más conscientes de su seguridad.
  • Los empleados lleguen directamente a sus áreas de trabajo. No hacer reuniones en persona. No más entrenamientos en el gimnasio o buffet de ensaladas en la cafetería. No más caminatas a la hora del almuerzo con colegas. Absolutamente sin apretones de manos. Menos interacción social.
  • Muchos empleados desean regresar a la oficina precisamente porque anhelan la interacción con sus colegas. La pregunta es: ¿Por qué la gente no querría trabajar remotamente para siempre?
  • Paradójicamente una empresa, que está tan inmersa en la tecnología, siempre será necesario unirse todos para tener una discusión. Las personas tienen la necesidad de verse físicamente y tener una actitud efectiva. Lluvia de ideas y discusión efectiva. Cara a cara sigue siendo muy importante.

Se abren momentos para que R.H. brille

7. Equilibrar las necesidades de los trabajadores remotos y los que regresan, mientras se mantiene a todos informados y seguros es un desafío, que brinda a los profesionales de RH la oportunidad de mostrar su valor.

  • Para que ese equilibrio sea diferente para cada empresa, y aquí es donde la profesión va a brillar. Ya no es ser socios comerciales; es ser una parte esencial del negocio. Esta es una oportunidad para que RH, demuestre realmente lo que puede hacer un área de alto impacto cuando se trata de construir en los empleados su máxima prioridad.
  • La reputación de las compañías en el futuro, estará en la capacidad para atraer y retener talentos, de cómo se involucren con las fuerzas laborales para motivarlos en el futuro, avanzarán y harán lo correcto cuidadosamente y aprendiendo de los demás.
Deja tu comentario
Share This