N

Es la fórmula perfecta para lograr la ansiada conciliación entre vida personal y laboral.

N

La pregunta que muchos se hacen: ¿lo que se entendía por trabajar en remoto es realmente lo que es?

Las respuestas de los expertos

1. Las circunstancias en las que se está desarrollando el teletrabajo distan mucho de ser lo ideal.

2. Algunos de los malos hábitos del trabajo presencial se han trasladado en el remoto:

• Saturación de videoconferencias, necesidad de estar disponibles fuera del horario habitual e imposibilidad de poner en práctica la conciliación familiar.

3. “La carga laboral de los trabajadores está ocasionando mayor estrés y cansancio más que aliviar y flexibilizar”.

Un mal foco en elevar es: la ‘reunionitis’

4. Iniciar con una agenda semanal del teletrabajo que se ha convertido en algo fijo todos los días de estatus, repaso, entre otros aspectos.

5. Mayor exigencia en los plazos de entrega de los proyectos:

• Como se está en casa, se cree que no se tiene nada más que realizar, algo que normalmente se hacía en 15 días, ahora se dicen que se necesita para ayer.

6. Al ser más exigente en una situación en la que se trabaja con mayor carga de cuidados o en peores condiciones.

La mala práctica del: “urgentísimo”

7. En diversas áreas surgieron asuntos urgentes e importantes, es lógico que se deba dedicar más tiempo para actuar rápido, y prácticamente con servicios mínimos, se exigen los mismos plazos por cuestiones que claramente no es prioritario.

Exceso de videollamadas

8. Un mal entendido sobre del presentismo de la oficina se ha trasladado a los hogares en forma de reuniones y eventos online que suceden sin fin.

• Tener 4 videollamadas en un día, como consecuencia de un pico de trabajo.

• Ahora se puede tener entre una o dos cada día.

Conexión constante a plataformas

9. Obsesión por comunicarse a través del vídeo: en las ocasiones en las que tienes que compartir la pantalla del ordenador para mostrar datos u otra información, está justificado activar la cámara.

• ¿Por qué ahora todas las llamadas tiene que ser por vídeo?, es totalmente innecesario verse las caras para los algunos temas que se están tratando.

• La generación de la presencia excesiva en apps y plataformas para organizar equipos o tareas online.

10. Las cosas laborales se organizaban por email o en Slack y ahora llegan memes sobre el coronavirus en el grupo de trabajo de WhatsApp.

11. El estar conectados en tres o cuatro canales simultáneamente cuando se podría tener perfectamente en uno, sin necesidad de esa saturación de mensajes, alertas y notificaciones.

Jornadas laborales que no terminan

12. Trabajar desde casa son dos horas más al día y los peores afectados son los que trabajan media jornada:

• Programar reuniones a las seis de la tarde y llamen pasadas de las ocho.

• Se piensan que como se está en casa se trabaja a cualquier hora, pero el teletrabajo no es eso, se ha tenido que decírselo al jefe para celebrar las reuniones por las mañanas respetando los horarios.
Extensión de horarios parece ser algo generalizado en todos los sectores.

Todo empieza y termina más tarde

13. “Cuando se va a la oficina el tiempo es mayor”.

14. Si se llama al teléfono fijo y no se responde, se vuelve a intentar al día siguiente.

15. “Ahora que todo el mundo “se ha pasado al teléfono móvil es habitual que se llame a cualquier hora, o los compañeros enviando emails en la noche.

Deja tu comentario
Share This