Publicado el: 19 noviembre 2021
Los reclutadores en su momento ideal para convertirse en asesores de confianza
Por qué es el momento para que los reclutadores se conviertan en asesores de confianza

Imagen: freepik.com

Debido a la crisis actual del mercado laboral, las organizaciones necesitan que los reclutadores puedan funcionar como asesores y consultores de confianza.

Por otra parte, los reclutadores deben pensar en sí mismos: verse más como prestadores de servicios frente a los clientes y gerentes. Muchas organizaciones ya han posicionado dicha función a modo de un proveedor interno.

El ascenso de los reclutadores a roles de asesores de confianza debe basarse en su conocimiento del negocio: son parte de la organización y tiene todas las de ganar. En lugar de simplemente cumplir con los pedidos, su trabajo será consultar y asesorar sobre las mejores formas de atraer al talento adecuado.

El rol de asesor de confianza debe posicionarse como el socio comercial estratégico

Ser responsables de las contrataciones hace que los reclutadores sean en la práctica gerentes de proyectos: deben facilitar el proceso de contratación y gestionar las expectativas.

El rol de asesor incluye la optimización del talento interno y de su mercado externo: su enfoque debe ser global y orientado hacia el futuro. Específicamente, está diseñado para mejorar los resultados comerciales de la organización, y para garantizar la seguridad laboral a largo plazo tanto en economías de alto como de bajo crecimiento.

Con el uso creciente de la inteligencia artificial y de las tecnologías de aprendizaje digital, los reclutadores deben asumir gradualmente los elementos automatizados del proceso de reclutamiento, de evaluación de candidatos y de su abastecimiento.

Hay que decirlo sin rodeos: esto significa que las funciones típicas de reclutamiento, como completar solicitudes, se reducirán tanto en número e importancia. Frente a esta situación, la única opción es subir de nivel a uno más estratégico, a un papel de mayor impacto y emocionante de asesor de talentos.

  • Un verdadero asesor de talentos debe tener la capacidad de rechazar y manifestar ¡no!
  • Su experiencia profesional en la adquisición de talentos debe permitirles no ser tímidos a la hora de pedir a los gerentes de contratación que revalúen lo que están buscando.
  • Un asesor de talentos no es un tomador de pedidos: es un consultor que obtiene la contratación que se necesite. Debe estar dispuesto a tomar una posición y respaldarla. Si no rechaza las malas ideas será examinado como menos estratégico y creíble, además encasillado en una función administrativa y transaccional.
  • En última instancia, una vez que los reclutadores presentan su punto de vista y el gerente de contratación aún decide seguir su propia dirección, el asesor “tiene que estar de acuerdo”.

Reuniones de admisión

Son una herramienta útil para discutir inicialmente los requisitos para el puesto y los detalles del perfil del candidato: aquí es donde brillan los asesores de talento, es el momento en que se decide quién es responsable de qué.

En este punto, los asesores deben ser claros sobre lo que están buscando y ser transparentes en el desarrollo del proceso: al utilizar el proceso de contratación específico de la empresa tendrán una lista de candidatos y responderán a los cometarios en una fecha determinada.

Los plazos de tiempo son críticos si se necesita a alguien “para ayer” o “lo antes posible” no funcionará. Normalmente, se necesitan 9 semanas para ocupar un puesto, esto debe decirse desde el principio.

Para llegar a acuerdos sobre el nivel de servicio se deben aclarar de antemano los roles y las responsabilidades de todas las partes, para aumentar la capacidad de respuesta y mejorar el desempeño de la contratación.

5 habilidades principales de un asesor de confianza

  1. Ser estratégico para la empresa, perfeccionar sus habilidades de comunicación, consultoría y persuasión, así como convertirse en un experto en su campo, conociendo el negocio y la industria de su empleador.
  2. Estar centrado en las métricas de desempeño que más importan, ser veloz y tener calidad, además de trabajar bien con las otras áreas de RR. HH.
  3. Formar parte del equipo de reclutamiento, pero separado del área de RR. HH. Adicionalmente, para ser un asesor de confianza debe estar alineado con la cultura y las metas de la empresa.
  4. Debe ser expertos en establecer contactos y en recopilar información de los candidatos, los gerentes de contratación, además del mercado y de las comunidades de talentos relacionadas con su industria.
  5. Concentrarse en construir relaciones sólidas: no utilizar la tecnología como una “muleta” y cómo usar es primordial, sin embargo, aún tiene que levantar el teléfono y comunicarse.

En resumen

Asignar a un reclutador eficiente el rol de asesor de talentos es una buena estrategia, tanto para reconocer su desempeño como para generar mayor compromiso, mejorar la productividad, y agilizar los procesos de reclutamiento/contratación en beneficio de la organización.

Varias Fuentes

Otros artículos de interés

Los 7 conflictos más comunes de trabajar desde casa

Se plantean 7 conflictos que se presentan al trabajar en casa y 5 consejos para evitarlos.

8 acciones en la microgestión del trabajo a distancia

La microgestión en la crisis una herramienta que todo ejecutivo RH debería tener.

Guía estratégica de los trabajos a futuro de RH

Imagen: freepik.com18 trabajos estratégicos del futuro Pos-COVID-19; en 5 áreas de RH I. Resiliencia Individual / Organizacional II. Gestión Algorítmica Digital del Trabajo Organizacional de RH III. Creatividad e Innovación en Procesos de RH IV. Alfabetización de Big...
Deja tu comentario

Pin It on Pinterest

Comparte

En tus redes sociales