r

Su experiencia en la lucha contra el SARS a principios de la década del 2000 los preparó para COVID-19.

r

Las lecciones pasadas aprendidas a través de la prueba y el error, les permitió reestructurar su enfoque de capacitación, bienestar clínico y seguridad del paciente. Esto los posicionó mucho mejor con la versión dos del SARS, cuando apareció como coronavirus.

I. Soluciones adoptadas a corto plazo: Enfoque estructural de Learning & Development (L&D)

1. Liderazgo colectivo

Se identifican las áreas esenciales de capacitación, bajo un enfoque holístico, para ver la función de su instalación, con los departamentos que están profundamente interconectados. El equipo de L&D hace la capacitación por su cuenta, donde los ejecutivos invierten en el crecimiento de sus empleados y se mantienen involucrados activamente en los procesos, así como el establecimiento de métricas. La capacitación en un 60 al 90%, se brinda y aplica a los escenarios cotidianos que enfrentan los profesionales.

Fueron 150 personas que se encargaron del desarrollo del contenido de aprendizaje (separado de los formadores), para crear módulos, centrados en microaprendizaje y lecciones virtuales. Los empleados recibieron capacitación continua durante su gestión, los cuales auditados anualmente en la gestión de su desempeño, para garantizar que el aprendizaje y el desarrollo tengan su debida relevancia.

2. Simulacros periódicos

Los médicos fueron entrenados para las situaciones de emergencia, como parte obligatoria de su incorporación; cada médico tenía su máscara así como su placa. En casos como el coronavirus, fueron entrenados para manejar virus extremadamente contagiosos y tratar a pacientes en entornos de aislamiento y cuarentena. La capacitación va más allá del mero escenario de diseño instruccional en el aula. Al igual que una “base militar”, en el hospital se realizó simulaciones de crisis con periodos de pocos meses para que los empleados juntos siguieran las mociones del protocolo de emergencia. Al haber practicado a través de simulacros, ahora se tienen formas metódicas de manejar la crisis.

II. Soluciones a largo plazo para reflexionar: cambios sistémicos en los hospitales

3. Estructura del edificio para la seguridad del paciente

En una intensa investigación sobre la propagación del virus contagioso, el sistema de salud se dio cuenta de que el riesgo para otros pacientes hospitalarios o médicos podría mitigarse si las enfermedades infecciosas se trataban en otra instalación. En un hospital, uno de sus edificios fue completamente separado para pacientes con enfermedades infecciosas, lo que permitió continuar los tratamientos para otras dolencias y cirugías al tiempo que se garantizaba la seguridad general de los pacientes.

Las salas de consultas se diseñaron teniendo en cuenta las medidas de distanciamiento social, apropiadas entre un paciente y de un médico. El diseño del hospital contabilizo varios “flujos” y se reflejaron en la estructura del edificio, con el tamaño de la habitación, el ancho del pasillo y similares, lo que permitió una seguridad exhaustiva de los pacientes y empleados.

4. Gestión del bienestar de los profesionales

Para velar por la seguridad física de los pacientes y los empleados, se tomaron grandes medidas, además del bienestar de los empleados. Junto con el equipo entrenado, hay un equipo para apoyo del bienestar emocional y mental de los trabajadores de primera línea. Su asistencia social era para desarrollar intervenciones útiles durante la crisis para que los médicos y las enfermeras no se agotaran. Con este equipo especial en plena vigencia, los médicos tenían atención emocional para controlar sus niveles de estrés durante esta emergencia y estar lo más agudos mental y físicamente.

La pandemia planteo desafíos extremos y oportunidades únicas para que los profesionales de la salud aprendieran, no solo de sus pares en las inmediaciones, sino también a través de las fronteras estatales, los países y los océanos.

Si bien Singapur y los Estados Unidos operan de diferentes maneras, hay mucho que observar y compartir entre ellos. A medida que los capacitadores rediseñaron lecciones, en la incorporación de nuevas ideas, con el fin de que prosperen los sistemas de salud. Algunas de ellas serán a largo plazo, que se adaptaran y adoptaran por completo, para cambiar los procesos de capacitación, que serán apoyos y mejoras en la industria.

Deja tu comentario
Share This