1. Ser proactivo

Anticipar y planificar la crisis que su organización podría enfrentar.

2. Reunir equipos

Durante la fase de planeación, identificar que empleados sabrán qué hacer cuando ocurra un desastre para integrarlos un equipo de gestión de crisis.

3. No esperar que los empleados vengan a uno

Implementar un sistema de notificación que llegue rápidamente a los empleados con información y orientación específica.

4. No poner obstáculos

Evitar que los empleados se comuniquen a través de las redes sociales sobre la crisis, esto sería inútil. En cambio, hay que ayudarlos a dar forma a sus mensajes, dándoles la información correcta de manera oportuna.

5. Actuar rápido, si lo que sabes es verídico

La velocidad es esencial cuando se trata de comunicaciones de crisis, pero con veracidad.

6. No quedarse callado

Si su organización aún no está lista para responder a una emergencia, RH por lo menos debe comunicar al personal que la organización está recopilando información y hará un seguimiento tan pronto como sea posible.

7. Probar y probar de nuevo

El plan de comunicación mejor diseñado no será muy útil si los empleados no tienen idea de qué es o cómo usarlo. Al menos una vez al año, hay que validar el proceso de parte de los trabajadores, de lo qué y no se hace bien sobre las crisis y luego realizar los ajustes correspondientes.

8. Evaluación integral

Las evaluaciones posteriores a la crisis son tan importantes como los planes previos a la crisis. Después del hecho revisar cómo se ejecutó el plan de comunicación interna. Determinar qué tuvo éxito y qué se puede mejorar.

Deja tu comentario
Share This