1. Confiar en tu gente
Esto requiere que exprese confianza en sus trabajadores. Su equipo probablemente estará a la altura del desafío si les da la oportunidad.

2. Ser flexible y paciente
El virus genera cambios repentinos en el lugar de trabajo, así que tomará tiempo para que las personas se adapten y se sientan cómodas con esos cambios, que originan tecnología y métodos de comunicación desconocidos.

3. Establecer pautas claras
Sea transparente sobre cómo deben comportarse las personas, desde mantener la profesionalidad durante las reuniones virtuales hasta estar en línea durante las horas de trabajo.

4. Ajustar sus expectativas
No aplique las mismas expectativas que lo haría en la oficina. ¿Vestimenta casual durante videoconferencia? ¿Video llamada desde el porche o una habitación con poca luz? ¿Perros ladrando y niños gritando en el fondo?, hay que supéralo.

5. Formas de comunicarse
Especialmente al principio, mantenga a los trabajadores actualizados sobre todos los sucesos de la compañía relacionados con el virus y lo que significa para ellos.

6. Usar video llamadas
Ver la cara de todos de manera regular contribuye en gran medida a construir una comunidad y un espíritu de equipo.

7. Repasar la etiqueta de la reunión
Familiarícese con la tecnología de reuniones virtuales. Crear presentaciones visuales. No olvide usar su botón de silencio.

8. Practicar la empatía y la comprensión
El virus afectará a algunos más íntimamente que a otros. Haga de la salud y seguridad de sus trabajadores una prioridad.

Deja tu comentario
Share This