Incentivos fiscales y más estaciones de carga en México podrían incrementar su demanda; la tecnología que ocupan es el factor que encarece a los automóviles

Las pocas ventas de vehículos sustentables en el país, unos mil por año contra más de un millón de autos de combustión interna (que usan gasolina), no se deben sólo a una falta de cultura, sino de la economía de la mayoría de los mexicanos, ya que cada automóvil de este tipo va desde los 350 mil hasta cerca de un millón de pesos, indicó el director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales.

#PAEMX Auto Ford

La falta de establecimientos para recargar la batería, sigue siendo un problema.

“No es sólo un tema de cultura, es un tema de realidades económicas, los vehículos eléctricos y los híbridos, en comparación con los de combustión interna, tienen un precio mayor”, ya que su valor puede alcanzar el doble o el triple de lo de un auto convencional, dijo a La Razón.

Comentó que la instalación de estaciones eléctricas gratuitas es el primer paso para aumentar la compra de autos sustentables, ya que la duda de los usuarios es dónde podrán cargar la batería.

“Se requiere tener una infraestructura inicial y se necesita que haya una venta de vehículos que justifique la ampliación y el crecimiento paulatino, tanto en el número de estaciones de suministro, como una mayor cobertura territorial”, explicó el representante de la AMDA.

Indicó que las ventas crecerían con incentivos fiscales, como en algunos países europeos o en ciudades de Estados Unidos, como California, donde a través de deducciones se cubre la diferencia entre el costo de un vehículo híbrido respecto a uno tradicional, que usa gasolina.

Aclaró que en México, un estímulo concreto sería que el auto fuera deducible al 100 por ciento y no tuviera un tope de hasta 130 mil pesos; ésto permitiría al usuario decidir entre uno que usa gasolina, un híbrido o un eléctrico.

Aunque más demanda podría bajar los precios, la diferencia de su costo sería mínima, porque su valor se debe más a la tecnología que ocupa que a la producción.

Leer artículo completo en http://www.razon.com.mx/spip.php?article243852