Hasta hace algunos años cumplir con el rol de madre y mujer trabajadora era un escenario absurdo de imaginar, en parte por la idiosincrasia de que las mujeres debían permanecer en casa al cuidado de los hijos y al pendiente de las tareas del hogar; y en parte, también, por el limitado acceso al campo laboral en el que no se daba cabida a las mujeres por el simple hecho de serlo.

En la actualidad, el escenario es más alentador, aunque no lo suficiente. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI, en México, de los 50 millones de personas que integran la población económicamente activa, el 38 % son mujeres, mismas que cubren vacantes que van desde trabajo doméstico, mano de obra en los sectores de la construcción y manufactura, por mencionar algunos, hasta cargos directivos.

El ser madre y trabajadora son actividades que no tienen por qué ser incompatibles, contrariamente a lo que se piensa, son dos roles que perfectamente bien organizados pueden brindar grandes recompensas a las mujeres que están dispuestas a conquistar triunfos y satisfacciones personales, a la vez que generan mejores condiciones y calidad de vida para su familia.

Meta4, con motivo del Día de las Madres, a festejarse el próximo 10 de mayo, presenta algunos tips que pueden ayudar a lograr un equilibrio cuando se decide cumplir con ambos papeles:

1. Estar mentalizada de que al emprender ambas actividades requerirá de una fuerte capacidad de adaptación y del uso de una de las características intrínsecas de las mujeres, ser multitareas.

2. Ser práctica, reconocer prioridades y, de ser posible, delegar.

3. Administrar tiempos, no intentar hacer todo al momento, identificar lo importante y lo urgente.

4. Procurar la calidad de tiempo en familia en lugar de la cantidad.

5. Confirmar la confiabilidad de las personas que se quedan a cargo de sus hijos, ya sea en el caso de las contratadas e inclusive en el de los propios familiares.

6. Entender entre toda la familia, que el trabajo de la madre forma parte de las actividades cotidianas del hogar.

7. Evitar sentir remordimiento y creer que abandona a sus hijos cuando sale a trabajar.

8. Evitar sentir culpa al salir en punto de su lugar de trabajo y creer que no está dando lo mejor de sí, demuestre productividad en el horario laboral.

9. Gestionar, si es que existe la oportunidad, el esquema de trabajo en casa, opción que cada vez es más frecuente en las compañías por las ventajas que presenta en cuestiones de tiempos y distancias.

10.Hacer ejercicio, ya sea una caminata o en algún gimnasio, le ayudará a reducir los niveles de estrés.

El llevar a cabo estos consejos contribuirá a hacer más llevadera la ardua labor de ser madre trabajadora y demostrar que las barreras que aún se enfrentan, tienen que ver más con temas culturales que con las capacidades, desempeño y talento de la mujer.

Fuete:Meta4.