Poetas, filosofos, artistas a pesar de su falta de experiencia se traduce en ideas y enfoques novedosos dentro del mundo corporativo; aportan un amplio bagaje cultural y una visión humana al entorno social, entre otras cosas

¿Qué puede saber un filósofo sobre consultoría en mercadotecnia o una doctora en astronomía sobre estrategia de negocios?

¿Qué puede hace un antropólogo en diseño de productos o un académico que nunca ha trabajado en un corporativo?

Aparentemente no existe relación alguna. Sin embargo, las empresas incorporan a sus filas colaboradores con formación en humanidades, ciencias y artes, como historiadores, psicólogos, astrónomos, etnógrafos o artistas.

¿Por qué? Porque valoran su falta de experiencia en el mundo corporativo, la cual se traduce en ideas y enfoques novedosos que resuelven problemas de negocios.

Un 30% de las contrataciones en el mundo tienen que ver más con las habilidades, logros y afinidades de una persona con la empresa, que con la carrera que estudió o su experiencia en el sector, estima Mercer, consultora de talento, salud, jubilación e inversiones.

Las personas también cambiaron. Descubrieron que no están obligadas a trabajar en lo que estudiaron, sino en lo que realmente les interesa, señala Andira Borgo, directora de Talento para América Latina de la consultora Mercer a la revista Expansión de febrero, cuya suscripción está disponible en el Kiosco Digital.

3 valores agregados de los ‘bohemios’

  1. Su pensamiento sofisticado y su bagaje cultural pueden ayudar a resolver problemas de negocios de forma disruptiva y a innovar.
  2. Tienen un entendimiento humano del entorno social y de su problemática.
  3. Mientras que un empleado con MBA realiza lo necesario para crecer profesionalmente, un profesionista de otras áreas prefiere enfocarse en el impacto que tendrá su proyecto.

Las empresas de tecnología y telecomunicaciones, firmas de consultoría, agencias de publicidad, farmacéuticas, compañías de bienes de consumo y servicios son las que más contratan este tipo de talento.

Los puestos que ocupan estos empleados son principalmente gerenciales y de áreas como mercadotecnia, recursos humanos y finanzas, por la flexibilidad y versatilidad que requieren muchas de sus tareas.

No es una práctica viable en la alta dirección o en puestos en los que sea obligatoria la calificación para el trabajo. “No puedes poner a un antropólogo a diseñar una turbina”, explica Nicolle Wallentin, gerente del Centro de Excelencia en Reclutamiento de GE.

Sin embargo, en México esta práctica aún no es una tendencia, considera Griselda Hernández, CEO de Kelly Services México.

Borgo concuerda con que es una práctica más común en las trasnacionales. Pero menciona el caso de empresas como Aeroméxico, Pemex y Bimbo que rotan a sus colaboradores para trabajar en distintas áreas, sin importar su formación.

Un obstáculo para contratar a estos colaboradores es que no es tan fácil encontrar talento que tenga interés en dejar las humanidades, la ciencia o las artes por los negocios. Además de que, tras su contratación, hay que capacitarlos para desempeñar el trabajo.

5 empresas que ya contratan ‘talento raro’

Adidas
Sector: Deportes
Contrató: Antropólogos
Área de trabajo: Mercadotecnia
Pernod Ricard
Sector: Bebidas alcohólicas
Contrató: Antropólogos
Área de trabajo: Mercadotecnia
Intel
Sector: Tecnología
Contrató: Artistas visuales, antropólogos, científicos
Área de trabajo: Diseño de nuevos productos
GM
Sector: Automotriz
Contrató: Etnógrafos
Área de trabajo: Investigación de mercado
Bain & Company
Sector: Consultoría
Contrató: Astrónomos, abogados, médicos
Área de trabajo: Consultoría de estrategia y operaciones