El capital humano es el principal motor del auge que vive la industria aeroespacial en México, la cual en cinco años estima alcanzar exportaciones superiores a los 12 mil millones de dólares, aseguró el secretario del Consejo Mexicano de Educación Aeroespacial (Comea), Federico Pérez Fuentes.

“El sector ha encontrado en México una alta calidad en la mano de obra; desde 2006 Bombardier trabaja con técnicos formados en Querétaro, y Canadá ha recibido productos con cero defectos”, enfatizó.

Refirió que actualmente alrededor de cuatro mil personas cursan en alguna de las 26 instituciones educativas especializadas, que son clave para el desarrollo de la industria como el diseño, fabricación y ensamblaje de partes de aeronaves.

En opinión de Pérez Fuentes, uno de los principales retos que enfrenta la educación en la materia es mantenerse lo más cerca posible de la industria, para detectar sus necesidades y la línea de desarrollo tecnológico que sigue.

Por su parte, el general Rodolfo Rodríguez Quezada, presidente del Comité Organizador de la Feria Aeroespacial 2015, refirió que en cinco años México va a requerir alrededor de 110 mil empleados en el mercado.

“En la actualidad, la industria tiene 45 mil empleados, el auge y desarrollo indican que en 2020 se van a necesitar 110 mil empleados, esto significa que se van a requerir 65 mil personas más, y para ello es fundamental la formación en las universidades que están dentro del Comea” , señaló.

Las empresas que ya están en México y las que están interesadas en la industria nacional, subrayó, no sólo son atraídas por las características geoestratégicas del país y por su sana economía, sino por el talento humano de alto nivel que hay.

“México es el sexto proveedor de productos aeronáuticos de Estados Unidos, uno de los principales centros del sector en América Latina y el mundo, y cada dos minutos despega un avión con tecnología mexicana”, argumentó.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, en México se diseña gran parte de las turbinas del avión más grande del mundo: el Airbus 380; en tanto que el mayor productor de motores de aviones, que es General Electric, ubicó en Querétaro su mayor centro de investigación y diseño fuera de los Estados Unidos.

Para el profesor en la maestría de Ingeniería Aeronáutica del Instituto Politécnico Nacional, Jesús Navarro, el crecimiento de la oferta educativa en la materia es el mejor indicativo del auge de la industria y de los niveles que aún puede alcanzar.

“Sin ingenieros suficientes para soportar lo que hace la manufactura, esto no puede caminar, se necesita capital humano de alta calidad”.

Publicado en Notimex