El envejecimiento de la población hace urgente que trabajadores ahorren más, dijo Carlos Noriega; el 6.5% del salario que aportan las personas a su Afore es insuficiente, según Consar.

Es urgente reformar el sistema de pensiones en México antes del 2023 o de lo contrario ocurrirá una crisis similar a la de Grecia o Argentina, advirtió Carlos Noriega, presidente de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

“La crisis de la seguridad social si se atiende es curable. Es la última campanada porque en 2023 se invierte la curva”, advirtió durante su participación en el seminario ‘El SAR: Retos y Perspectivas’.

A partir de ese año habrá un drástico aumento en el número de dependientes mayores de 65 años por trabajador, por ende una mayor carga económica y menor capacidad de ahorro, dijo.

Además, un aumento en la esperanza de vida de los mexicanos, en las mujeres a 81 años y en los hombres a 77, dificultará que el dinero ahorrado en la Afore alcance para mantenerse más años .

“El ‘tsunami’ demográfico que se nos viene encima es una realidad (…)  y la única manera de estar preparados es ahorrando”, dijo Carlos Ramírez, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro.

Para Ramírez los temas que deben incluirse en la reforma son el monto de las aportaciones, la densidad de cotización , la rentabilidad de la inversión de las  Afores y la edad de retiro, señaló Noriega .

Los directivos coincidieron en decir que la aportación obligatoria a las Afores de 6.5% del salario es insuficiente.

Las personas deben cobrar conciencia de que ahorran menos de lo que deben, dijo Ramírez y agregó:  “No va a alcanzar para tener una pensión de 50% del (último) salario, nos vamos a quedar cortos”.

Las personas deberían ahorrar por lo menos un 13% de su salario, señaló Noriega.

“Quisiéramos que los trabajadores hicieran ese esfuerzo porque el gobierno ya no lo puede hacer”, agregó.

La densidad de cotización o el tiempo durante el cual una persona ahorra también debería ser mayor. El 68% del tiempo aportamos a la seguridad social, el reto es ahorrar el resto de tiempo también, dijo Noriega.

De las 53 millones de cuentas individuales que administran las Afores, solo 17 millones registran aportaciones de manera regular, según datos de la Consar.

Aumentar el tiempo de cotización se lograría también si se prolonga la edad de retiro más allás de los 65 años.

En cuanto a la necesidad de aumentar el rendimiento de los fondos en donde está el ahorro de los trabajadores, la reforma debería modificar el régimen de inversión. La mayor parte de los recursos están invertidos en deuda pública, según Noriega.

Flexibilizar el régimen de inversión es aún más necesario en un escenario como el que se presenta actualmente en los mercados frente al alza de las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos.

“Es un entorno que compromete poder seguir generando rendimientos atractivos”, dijo Ramírez de la Consar.

La reforma al sistema de pensiones no es algo ‘sexy’ para los legisladores, porque sus efectos se verían hasta dentro de cinco años, sin embargo, es necesaria.

“Hay que lograr que se entienda que la reforma a la seguridad social es condición necesaria para tener éxito en la política de pobreza, y para una política de empleo y finanzas públicas sanas”, dijo Noriega.

Publicado en CNNExpansión