Uber, Airbnb, TaskRabbit ¿cualquiera de estas empresas te suena familiar?

Servicios como Uber y Airbnb son ejemplos de la “economía de compartir”, un modelo de consumo colaborativo, ahora en boga, donde los compañeros comparten sus recursos y tiempo.

Se ha extendido a ciudades importantes y ha crecido tanto que Uber, por ejemplo, cuenta con más de 15.000 conductores, en respuesta a la creciente demanda de servicios de intercambio de esta economía en los EE UU y el mundo, sin olvidar al DF, donde el gobierno ya ha llegado a un acuerdo con estos.

A medida que el alcance de la economía de intercambio se ensancha, un mayor número de consumidores están utilizando estos servicios, incluyendo a aquellos que viajan por negocios. IBM, por ejemplo, recientemente revocó su prohibición de Uber en los EE UU, después de que una petición en línea dirigida por empleados fuera viral en menos de 24 horas.

Cuando los empleados utilizan servicios como Airbnb o Uber durante un viaje de negocios, el riesgo de la empresa puede estar más allá de lo que se piensa.

  • ¿Quién es responsable si un conductor de Uber no es digno de confianza o si hay problemas con un alquiler en Airbnb?
  • Aunque muy raras, cuestiones inquietantes como el acoso sexual existen, y hay problemas más comunes como reservas desaparecidas y conductores perdidos que pueden preocupar a los empleadores.
  • Hay muchos riesgos a considerar, por parte de la empresa y en especial de los gestores de RRHH.

Es por eso que es imprescindible que los empleadores puedan adaptar sus políticas para dar cuenta de estos servicios.

  • Empresas como Uber hacen todo lo posible para defender a los empleados, pero con un modelo peer-to-peer, los incidentes seguirán cayendo en el olvido.
  • Y, es deber de la empresa de la atención para garantizar la seguridad de los empleados durante un viaje de negocios.

Los empleados y el uso de servicios de economía compartida

Antes de cambiar las políticas, las empresas deben entender por qué sus empleados están utilizando los servicios de economía colaborativa.

Si una empresa ejerce presión sobre sus empleados para reducir los gastos de viaje de negocios, no debería ser una sorpresa que un empleado decida quedarse en un departamento Airbnb en lugar de una cadena hotelera convencional.

Por el contrario, algunas empresas fomentan el uso de intercambio de este tipo de economía, ya sea para reuniones o como una alternativa para los hoteles.

Además, si los empleados están utilizando estos servicios porque es más fácil y más conveniente que los métodos convencionales, la política de la empresa debe considerar esto al determinar cómo, cuándo y si es apropiado usar este sistema.

Con el establecimiento de Airbnb en la mira del mercado corporativo, su uso para viajes de negocios probablemente será más común.

Tener un plan en marcha

Independientemente de las motivaciones, las empresas deben tener una política para los empleados que opten por utilizar los servicios de intercambio de esta economía.

Las medidas de seguridad deben ser comunicadas a los empleados antes de que comiencen los viajes, y deben revisarse cada vez que sea necesario.

Si gran parte de la seguridad parte del sentido común, una política de la empresa refuerza lo vital que es la seguridad, y protege tanto al empleado y a la empresa.

Hace cinco años, los taxis gobernaban el mundo del transporte. Ahora, es Uber.

Al hacer un compromiso en revisar las prácticas de viajes de negocios, al año o incluso dos veces al año, las empresas pueden asegurar que sus políticas se adaptarán a contextos actuales en lugar de convertirse en irrelevantes u obsoletas.

Mejores prácticas

Mientras que cada empresa es diferente, se recomienda la integración de estas pautas de seguridad en su política de viajes actual basada en la economía colaborativa:

  • Asegúrese de que sea legal. Al utilizar un servicio como Airbnb, manteniendo las normas y reglamentos puede ayudar a evitar posibles dolores de cabeza más adelante. Compruebe las leyes y reglamentos locales en torno a los servicios de la economía colaborativa local, por ejemplo, en muchas ciudades y estados es ilegal tener huéspedes que paguen estancias menores a 30 días; a menos que, por supuesto, la propiedad sea un hotel con licencia u otro negocio similar.
  • Lea los listados cuidadosamente. Al utilizar estos servicios, es importante comprobar las letras pequeñas.

¿Cuántos huéspedes permite el departamento? Quizás éste pueda tener grandes comodidades, pero está situado en una zona insegura. Al participar en un servicio de economía colaborativa, es aún más importante conocer todo con debida diligencia antes de reservar.

La seguridad primero

Si se va a hacer uso de un nuevo servicio, asegúrese de que haya críticas y recomendaciones de buena reputación.

Cuando los empleados utilizan un servicio como Uber, Lyft, o cualquier otro deben asegurarse de estar alerta en todo momento, comprobar que el nombre, la foto y la matrícula en la aplicación coincidan con el conductor que los recoge.

Los empleados también pueden hacer check-in con un compañero de trabajo al tomar Uber por la noche, usando la opción “compartir mi tiempo estimado de llegada”.

Tenga un plan de respaldo

Si algo sale mal, siempre debe haber un plan B, ya sea si se trata de un pequeño problema como que no llegue el chofer, o un problema más grande como un apartamento inseguro. Los empleados deben estar preparados sobre las salvaguardias de la empresa y los recursos de emergencia con terceros, y siempre tener un taxi de confianza o un hotel en mente por si acaso.

Con un plan proactivo y medidas de seguridad, los empleados y sus empresas pueden tomar ventaja de forma segura y fácil de la economía colaborativa.

Te dejamos uno de nuestros videos donde hablamos de la evolución del Outsourcing al crowdsourcing

Fuente: http://www.shrm.org/hrdisciplines/safetysecurity/articles/pages/adapt-travel-policies-sharing-economy.aspx#sthash.V0npQaOw.dpuf