Las personas ya no tienen por qué estar en las empresas toda la vida, hay que evolucionar a las redes de ex alumnos que les permita seguir trabajando para la organización después de haber seguido adelante.

Dejar un trabajo significó haber pasado por distintas etapas en la empresa o haber cumplido un tiempo significativo como para recibir aquel reloj de oro. 

Los ex empleados son sólo eso: personas cuyas relaciones con la empresa se limitaban a los beneficios de jubilación. Se han ido y en su mayoría se han olvidado.

Hoy en día, las empresas se están dando cuenta de que no hay necesidad de una ruptura tan limpia. 

Más bien, están tratando a los ex empleados como “ex alumnos”, como aquellas personas que van a ver a su empleador anterior con el mismo cariño que muchos tienen por sus alma máter queridas. En época de redes, la visión está en no desprender elementos.

Actualmente, el mantenimiento de la relación vale la pena. Las empresas pueden utilizar a los alumnos para obtener referencias, e incluso generar negocios e ingresos a través de comentarios de alguien que ha estado en el interior. Mientras que los ex trabajadores pueden obtener asesoramiento e inclusive pueden volver a trabajar en la empresa, ahora con más experiencia y con un mayor número de conexiones.

“La gente y el talento no son mercancías desechables”

Una compañía de soluciones en adquisición y gestión del talento global con sede en Brookfield, Wis, dice que “la forma antigua era: una vez que te fuiste, te has ido”. “Es necesario que haya un cambio en el estigma negativo que muchas organizaciones tuvieron sobre las personas que se han ido”.

Mantenerse en contacto con los ex trabajadores no es nada nuevo. Las grandes empresas -especialmente las consultorías tecnológicas-han mantenido vínculos con antiguos trabajadores durante años para hacer crecer su base de clientes y tal vez de bienvenida trabajadores anteriores de vuelta al redil ofrecerles trabajo a niveles más altos. 

Con el cambio de la economía global y los cambios demográficos este salto de visión se ha vuelto excepción más que regla, y las empresas de todos los tamaños han conseguido más inteligencia y más creatividad para estar mejor conectados. Muchos ofrecen a los ex empleados entrada a las redes formales con beneficios tangibles como el acceso a eventos especiales, incentivos de referencia y acceso a las redes sociales o boletines electrónicos.

De hecho, la red de antiguos alumnos se ha modernizado de tal manera que los trabajadores y empleadores están redefiniendo su relación ya no como el viejo modelo de empleo de por vida, que en una empresa se convierte en una cosa del pasado. Los profesionales de RR.HH. deben adaptarse a ver que los trabajadores son recursos transitorios, así que verlos como parte de su comunidad permitirá que ésta sea mucho más grande. 

No es diferente la filosofía que está detrás de redes de ex alumnos en las escuelas que se utilizan para recaudar dinero y promover la marca de una institución resaltando ex alumnos exitosos y facilitar la comunicación.

Las empresas no pueden permitirse el lujo de tratar a sus empleados como miembros de la familia, en términos de trabajo, y con beneficios garantizados. Ya no pueden permitirse el lujo de ofrecer empleo de por vida, así lo dice Ben Casnocha, co-autor, junto con el cofundador de LinkedIn, Reid Hoffman y Chris Yeh, de la Alianza: Gestión del Talento en la Era en red (Harvard Business Review Press, 2014). 

  • En realidad lo que se necesita es tener relaciones con más sustancia, y tener la suficiente confianza real en sus empleados si usted quiere que hagan un gran trabajo.

Se desarrolla un nuevo modelo de empleo

Las empresas hoy en día ya no son una fuente confiable de beneficios para la salud y el bienestar a largo plazo. Un estudio de Towers Watson en septiembre 2014 mostró que:

  • Sólo 1 de cada 4 grandes empleadores continúan ofreciendo un plan de pensiones para los nuevos empleados. 
  • El porcentaje de grandes empresas que ofrecen atención de salud para jubilados se redujo de 66 por ciento en 1988 a 28 por ciento en 2013.
  • Por otra parte, menos de 1 de cada 5 trabajadores son empleados por una empresa que ofrece estos beneficios (según un estudio de la Fundación Kaiser Family).

Los trabajadores se sienten menos atados a una sola empresa

  • Los miembros de la generación del Milenio, nacidos entre 1981 y 2000 más o menos, se moverán entre 12 y 15 puestos de trabajo en su vida, de acuerdo con Forrester.
  • Las vidas laborales de los Milllennials se engloban no sólo en numerosos empleadores, sino también en carreras innumerables.

Ofrecer un modelo moderno de la relación empleador-empleado

  • Pasar de largos periodos de trabajo a “periodos de servicio”: un compromiso para un empleado en vez de pasar de dos a cinco años en un área específica de trabajo. 
  • Cuando el presidente ejecutivo de LinkedIn Hoffman fundó la empresa, dispuso el recorrido laboral en cuatro años, con una discusión después de dos. 
  • Después de la gira, el trabajador puede decidir hacer otra excursión en LinkedIn, o podría tomar la decisión, en común acuerdo con la empresa, que su trayectoria profesional continuará en otro lugar. 
  • Ese empleado tendría la oportunidad de volver a LinkedIn después de ganar experiencia en otros lugares.

El viejo concepto entre empleador y empleado cambiará. Ya no es la devoción de toda la vida, aunque ahora tampoco hay mala voluntad en la salida 

  • El modelo refleja una comprensión mutua realista de cómo ha cambiado la relación entre empresa y trabajador. “Podemos recuperar el ideal de lealtad, compromiso y seguimiento”.
  • Pero eso no significa convertirse en ni en el hombre de la compañía ni como un traidor.
  • Los cambios en la economía han hecho al mercado de trabajo más volátil y abierto para las empresas y los trabajadores. 

La globalización ofrece un área amplia para el talento en las empresas, pero también aumenta la competencia por el talento.

  • Un documento preparado para XING, una plataforma de software social con sede en Hamburgo, Alemania, establece que muchas compañías habían adoptado previamente una política de “fortaleza” la cual desalienta a las conexiones con los ex trabajadores. Estos mismos empresarios están descubriendo que tal comportamiento puede ser contraproducente en el entorno actual. 
  • Con los avances en tecnología de la información se ayuda a eliminar las barreras de comunicación entre los trabajadores y sus empleadores anteriores. Simplemente no hay una buena razón para no estar en contacto, y un montón de razones por las que tiene sentido hacerlo.

Fuente:

http://www.shrm.org/publications/hrmagazine/editorialcontent/2015/0615/pages/0415-alumni-networks.aspx#sthash.m446YKFQ.dpuf