Border Adjustment Tax

  • Es una forma diferente de determinar la base gravable sobre la cual se calcula el ISR corporativo.
  • Se determina según el destino donde habrá de consumirse el producto o el servicio gravado.
  • Los ingresos derivados de las exportaciones estarán exentos del ISR.
  • En el caso de las importaciones, sus costos no podrán ser deducibles del ISR.
  • ¿Se desencadenará otra “gran depresión”?

Beneficiarios y perjudicados de esta propuesta

  • Si una planta productora de equipos ensamblan en EU, con partes de EU y se exportan en su totalidad, así como ser su única actividad de esa empresa, virtualmente quedaría exenta del ISR.
  • Si una armadora incorpora el chasis de autos, la transmisión y el motor de filiales de empresas ubicadas fuera de EU. La propuesta de los republicanos en esta situación, es que sobre los ingresos paguen un ISR de 20%. Lo cual estaría sin posibilidad de deducir de la base del cálculo los costos de los productos que importa.
  • Los expertos consideran que, aunque formalmente se trata de una manera diferente de calcular el ISR, en la práctica es como si se impusiera un arancel de 20% a las importaciones. ¿Y la innovación?

Se gravaría a las filiales de las empresas norteamericanas

  • Las empresas norteamericanas pagan ISR sólo en el caso de que transfieran las utilidades de sus filiales a sus matrices en EU.
  • Con la nueva metodología, no importa en dónde se generen las utilidades, éstas serán sujetas de gravamen.
  • El régimen fiscal actual es hoy un estímulo para que las empresas inviertan y reinviertan fuera de EU; con la reforma fiscal propuesta cambiaría radicalmente ese incentivo.
  • La combinación del BAT y del esquema de tributación, además de la reducción de la tasa del ISR en EU, serían un poderoso estímulo para propiciar la inversión en EU y desincentivarla fuera de ese país por parte de empresas de EU.

Si llegará a prosperar el BAT, así como el resto de la propuesta fiscal republicana y de Trump

Inversión en MéxicoNo habría una desinversión masiva. Sin embargo, muchas empresas harían nuevos cálculos respecto a la ventaja de crecer en México. Algunas cancelarían proyectos y no sería difícil que en algunos casos específicos sí hubiera desinversiones. El efecto neto sería altamente nocivo para la inversión en México. Siendo México uno de los 10 mejores países para invertir.