Noriega Curtis hace las siguientes observaciones de que hay efervescencia en Hacienda y el Congreso, sobre la necesidad de cambio.

Qué AMAFORE pide revisar sistemas de contribución definida (Afores) y beneficio definido (IMSS). Planteado la necesidad de aumentar la edad de retiro de 65 a 67 años de edad, modificar los beneficios y cobrar impuestos a las pensiones.


PENSIONES

Con beneficios definidos son todos aquellos trabajadores que empezaron su vida laboral antes de las modificaciones a la ley de julio de 1997 y que se jubilarán bajo el régimen del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). La de contribución definida son los que  empezaron a trabajar después de esa modificación y su retiro se hará a través de las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES). Ya hay efervescencia sobre la necesidad de ese cambio. Es complejo, comento, pero apostaría a que las autoridades están convencidas de que hay que hacerlo, pero la pregunta es cómo y ni siquiera la pregunta es cuándo, porque existe la percepción de que se volvió urgente.

PAGO DE PENSIONES

Se destinan alrededor de 780 mil millones de pesos anuales.

El FMI estima que el déficit fiscal por pensiones se incrementará en un punto porcentual como proporción del producto interno bruto (PIB) durante los próximos cinco años y empezará a disminuir gradualmente hacia 2040.

El gobierno presume la reforma energética, la laboral, la educativa y falta ésta.
Siendo una reforma estructural importante que le da viabilidad al país a mediano y largo plazos.
En los últimos diez años hay 120 esquemas de pensiones en el mundo que se han modificado bajando el beneficio, subiendo la edad del retiro y cobrándoles impuestos a las pensiones.

Los problemas que hay en Italia, Francia, Portugal y Grecia se derivan de que el sistema de beneficios no está tan definido. Todos los sistemas tienen que ir evolucionado en base a la población, sostuvo.

Una de las necesidades es elevar la edad del retiro, que ahora es de 65 años, ya que en el caso de México, el 25 % de las personas de 80 años de edad siguen trabajando por necesidad, y lo cual refleja que pueden hacerlo.
Los sistema de pensiones más avanzados están considerando en los 67 años, pero ya no fijos sino que la cifra se debe ir moviendo con respecto a las expectativas de vida.

Si la población tiene una expectativa de vida de 90 años, entonces debería retirarse a los 72 años.

Sobre la propuesta del FMI de integrar la subcuenta de vivienda en poder del INFONAVIT, para obtener una mayor pensión a la edad del retiro y van dos veces que se ha presentado en el Congreso la iniciativa. Ambas propuestas consideran que el trabajador no vera menguado su derecho a solicitar un crédito, es decir, la virtud de esa propuesta es que el trabajador puede seguir accediendo a los créditos hipotecarios, pero al ligar esta aportación patronal el trabajador consigue un mejor retiro.

Un número muy importante de trabajadores va a tener la posibilidad, cuando alcance los 65 años, de retirar su ahorro en una sola disposición, como es el caso del Infonavit, y si no tenemos la cultura financiera el trabajador no tendrá la capacidad de usar bien esos recursos, corriendo el riesgo de gastárselos pronto y quedarse sin nada para el futuro.

Estos cambios serían para los trabajadores que cotizan en las Afores con el fin de aumentar sus flujos de pensión, mientras la llamada generación de transición (unos 20 millones de personas) que se pensionaría con el IMSS estarían amparada con los beneficios definidos de la ley de 1973.

La reforma al sistema de pensiones la deberá diseñar el Congreso. Reconoció que las Afores en México no han alertado ni se han acercado al trabajador.

Fuente: la Jornada 26 noviembre 2016