Las escuelas de negocios intentan enseñar a sus estudiantes a pensar como emprendedores pues las grandes empresas buscan trabajadores con esas características.

No hay evidencia directa que la sostenga ni investigación sólida que sugiera que no es cierta.

El problema es que la mayoría de los estudios sobre psicología de emprendimiento no buscan responder directamente esa pregunta o estudian a los emprendedores durante la mitad de sus carreras. No hay forma de saber si los emprendedores nacen con ciertos rasgos de personalidad o los desarrollan a medida que van madurando como empresarios.

Para entender realmente si los emprendedores son distintos de quienes no lo son, tendríamos que analizar las diferencias entre los dos grupos antes de que empiecen sus carreras; sin embargo, existen pocos estudios valiosos al respecto.

Las investigaciones realizadas que hay son a través de pruebas de personalidad que se realizaron a individuos cuando eran niños y que posteriormente fueron buscados para ver quiénes se habían convertido en emprendedores.

Las características asociadas con el emprendimiento son las siguientes:

  • Extrovertido y más tolerante con la incertidumbre y la ansiedad, aunque no necesariamente no son más propensos a lanzar una empresa.
  • Aparentemente, la psicología no juega un papel clave en determinar quién se convierte en emprendedor.
  • La personalidad no es importante por otra razón: el emprendimiento es una actividad de grupo que se alimenta en gran medida de las comunidades y las disposiciones individuales no explican cómo se crean estos grupos o comunidades.
  • En la investigación, sólo 16% de los emprendedores reportó que inició su negocio sin un equipo.

De todos modos, décadas de investigación en varias disciplinas sugieren que se convierten en emprendedores porque:

  • Encontraron las circunstancias correctas, bajo los medios para actuar sobre ellas.
  • Descubrieron que el dinero sí era un factor grande: la gente estaba más dispuesta a trabajar independientemente cuando heredaba dinero.
  • Las redes sociales y la capacidad de aprovecharlas era un factor crucial no sólo a la hora de determinar quién se convierte en emprendedor, sino quién tiene éxito.

Creer que los emprendedores son distintos o mejores personas que el promedio, es un juicio sin valor. El hecho es que el emprendimiento tiene que ver mucho más con las circunstancias que con la disposición, hecho que es en realidad bueno para aquellos que quieren promoverlo. Si así nacieron, no hay mucho por qué brindar. Si es algo que cualquiera puede hacer y sólo algunos eligen hacerlo, es mucho más fácil promoverlo.

Chilenos y colombianos, los líderes de los emprendedores en el mundo.

Según un estudio realizado por el Foro Económico Mundial y el Monitor Global de Emprendimiento.

Obtienen alta puntuación en tres medidas:

  • La porción de la población en edad productiva está involucrada en las primeras etapas de una actividad emprendedora.
  • Cuota de emprendedores que prevé crear 20 o más empleos.
  • Porción de emprendedores que afirman que están ofreciendo productos o servicios innovadores.

Estados Unidos, en cambio, obtuvo puntajes promedio cuando se trató de la cantidad de emprendedores en etapas iniciales, pero consiguió marcas altas en mediciones de ambición e innovación.

Irónicamente, la competitividad estadounidense, medida por la facilidad de hacer negocios en ese país, podría estar obstaculizando la actividad emprendedora total.

Comportamientos de emprendimientos en las diversas economías.

  • En algunas economías que son menos competitivas, las personas se convierten en “emprendedoras por necesidad”.
  • En economías muy competitivas, como EE.UU., “hay menos incentivos para que la gente se arriesgue, ya que tienen más oportunidades de ser innovadores en empresas establecidas”.
  • La proporción de emprendedores que son ambiciosos e innovadores suele aumentar a medida que los países se vuelven más competitivos.

Chile y Colombia “son economías en desarrollo, así que naturalmente hay muchas oportunidades de crecer”, aseguró una profesora de emprendimiento de la Universidad Babson.

Chile tiene un programa financiado por el gobierno conocido como Start-Up Chile que ofrece a emprendedores seleccionados, tanto chilenos como quienes se mudan al país, una suma de unos US$30.000 en capital inicial.

A cambio, los emprendedores deben organizar y participar en talleres y conferencias diseñadas para impulsar el emprendimiento en el país.

Hasta ahora, más de 1.000 empresas nuevas de 75 países han sido seleccionadas para participar en el programa, incluyendo empresas en tecnología móvil y basada en la web.

Las definiciones de innovación también varían de un país a otro.

  • En ciertos países, por ejemplo, la innovación puede significar desarrollar una nueva forma para que la gente envíe pagos a través de teléfonos móviles de bajo costo o construir un escáner de ultrasonido con componentes corrientes.
  • En EE.UU., mucha innovación se centra en la alta tecnología.
  • A menudo nos olvidamos de que la innovación no tiene que ser una gran cantidad de patentes. Puede ser una forma más efectiva, a nivel de costos, de diseñar un producto o configurar un negocio.

Fuentes:

http://lat.wsj.com/articles/SB12274156626456164535504580387754015747486?tesla=y

http://lat.wsj.com/articles/SB11687599659145354871704580299290696084762?tesla=y