Sólo en el primer año de aplicación, el instituto se ahorraría casi mil millones de pesos

El IMSS destina al año más de 68 mil millones de pesos al pago de jubilaciones y pensiones de sus trabajadores y en el mismo lapso esa obligación aumenta entre 6 y 8 %.

  • Representa una de las principales cargas financieras del organismo y, para hacerle frente, anunció un proyecto para promover la permanencia de los empleados en sus puestos.

El plan, que forma parte de las acciones de control de gasto en el instituto, prevé otorgar un bono de

  • 650 mil pesos al personal de enfermería
  • 850 mil a los médicos que, al obtener el derecho al retiro por cumplir 27 años de antigüedad en el caso de las mujeres y 28 en el de los hombres, decidan de manera voluntaria y por única vez recibir el monto correspondiente y trabajar cinco años más.

Mejora de atención médica

Al informar en conferencia de prensa sobre los avances de la estrategia para mejorar la atención médica, detalló que la aplicación de la unifila en las clínicas familiares ya beneficia a 7.8 millones de derechohabientes en 84 unidades y que la evaluación médica en las áreas de urgencias antes de que los pacientes cumplan los trámites administrativos se aplica en 46 hospitales, lo que representa un avance de 30 por ciento de la meta anual.

Sobre la receta resurtible de medicamentos, explicó que se han evitado 8 millones de consultas médicas al año y se prevé aumentar la cobertura de la estrategia de 11 a 19 enfermedades crónicas.

El IMSS señaló que su gestión se basa en dos ejes:

  • fortalecimiento financiero;
  • simplificación de trámites y modernización de infraestructura y equipamiento, y mejorar la calidad de los servicios médicos.

Respecto del proyecto para invitar a los empleados a posponer su retiro, explicó –con base en cálculos actuariales– que en el primer año y considerando la erogación del bono, el IMSS obtendría un ahorro de casi mil millones de pesos por pensiones que no cubriría en ese periodo.

Se trata de diferir el pago de esta obligación que el instituto tiene en su carácter de patrón. Cada año, entre 10 mil y 12 mil trabajadores alcanzan la antigüedad que les da derecho al retiro, de los cuales alrededor de 70 por ciento son médicos y enfermeras, a quienes se dirige la propuesta.

Según las estimaciones del IMSS, en los próximos 15 años el monto del ahorro sería de más de 20 mil millones de pesos. Arriola puntualizó que se presentará la propuesta a los trabajadores del área médica y quienes así lo decidan podrán elegir quedarse a laborar unos años más en el Seguro Social. Además del beneficio económico para la institución, representa la oportunidad de aprovechar los conocimientos y experiencia del personal médico y de enfermería, indicó.

Recordó que el régimen de jubilaciones y pensiones (RJP) representará para el organismo una presión de gasto de más de dos billones de pesos durante los próximos 70 años. Sólo en 2016 esa obligación absorberá 68 mil 54 millones de pesos.

De acuerdo con la información oficial más reciente, las condiciones del RJP vigente para los trabajadores que llegaron al IMSS antes del 15 de octubre de 2005 benefician a más de 200 mil personas que tienen en promedio 46 años de edad y 19 años de antigüedad.

Arriola explicó que quienes están en posibilidad de jubilarse en 2016 recibirían un bono equivalente a 2.5 veces su salario neto anual, para el área de enfermería general, y de 1.7 para los médicos.

Entre otras acciones para fortalecer las finanzas del IMSS están la aplicación de un nuevo modelo de fiscalización a fin de mejorar la recaudación de las cuotas obrero-patronales. Entre 2012 y 2015, indicó el funcionario, los ingresos por este concepto aumentaron 30 por ciento, al pasar de 191 mil 827 millones de pesos en 2012 a 242 mil 300 millones de pesos en 2015.

Comentó que en este resultado también ha influido el acelerado proceso de formalización del empleo y la puesta en marcha de la simplificación administrativa para el cumplimiento de obligaciones patronales.