A pesar de la modificación a la Constitución para elevar la edad para trabajar y la reforma a la Ley Federal del Trabajo, México no cumplirá la meta de erradicar las peores formas de trabajo infantil en el 2016, pues aún existen 2.5 millones de niños, niñas y adolescentes que realizan alguna actividad laboral.

A pesar de la modificación a la Constitución para elevar la edad para trabajar y la reforma a la Ley Federal del Trabajo, México no cumplirá la meta de erradicar las peores formas de trabajo infantil en el 2016, propuesta por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), pues a pesar de la reducción de 500,000 menores en esta condición en poco más de dos años, aún existen 2.5 millones de niños, niñas y adolescentes que realizan alguna actividad laboral.

Así lo reconoció el secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, quien declaró lo siguiente: “Muchos de ellos son presas de las peores formas de trabajo infantil, tales como la ocupación forzosa en las fábricas, la servidumbre por deudas, el tráfico de drogas y la trata sexual, entre otras”.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, Thomas Wissing, director de la OIT para México, comentó que un estudio del 2012 reportó que en el mundo hay 21 millones de personas en diferentes formas de trabajo forzoso, de las cuales 90% son explotadas en la economía privada por individuos o empresas y 10% por estados, grupos rebeldes o movimientos armados.

“La OIT estima que el trabajo forzoso genera ganancias mundiales de 150,000 millones de dólares cada año”, estimó el director de la OIT en México.

Cabe destacar que en el 2010 fue plasmada en la declaración final de la III Conferencia Global sobre Trabajo Infantil, la meta de erradicar las peores formas de explotación.

Navarrete Prida manifestó esto: “Pudimos como mexicanos hacer un esfuerzo por erradicar del trabajo infantil a más de medio millón de niños de un universo de 3 millones, pero nos quedan 2 millones 500,000 razones para seguir trabajando en favor de la niñez mexicana y erradicar en la próxima década el trabajo infantil en México y sobre todo sus peores formas de explotación”, declaró Navarrete Prida.

En este foro especificó que en México el mayor problema con las niñas y los niños se llama explotación laboral, algo que está prohibido por la ley, de ahí que el gobierno federal ha tomado la decisión de ratificar convenios internacionales que harán política pública.

Navarrete expuso que la diferencia entre dar un discurso y decir que se hicieron algunas acciones para conmemorar este día radica en que la política pública de cualquier ente público está condicionada, alineada en objetivos de corto y mediano plazo, además de que debe ser eficaz y estar sujeta a disposiciones presupuestales que se tienen que ejercer, dando cuentas claras de la eficacia.

Publicado en El Economista