Las organizaciones buscan retener a su talento femenino con prácticas que les permitan ser mamás; sin embargo, aún hay firmas que ven a ese rol como un obstáculo para el desarrollo profesional.

Cada vez más organizaciones ven a la maternidad como una dimensión de la mujer que la dota de habilidades y fortalezas como paciencia, persuasión, ser multitareas, organización y el trabajo en equipo; sin embargo, existe aún una percepción de este rol como una limitante.

El 80% de los profesionistas opina que ser mamá es un obstáculo para que el sexo femenino se desarrolle profesionalmente, según una encuesta a 1,700 personas levantada por OCC Mundial.

La percepción de algunas empresas ha ido cambiando. “Al valorar el tiempo fuera de casa y aprovechar al máximo las horas en la oficina, se convierten en profesionales efectivas y con una mayor orientación a resultados”, comentó la directora en Page Executive, Fernanda Rivera.

Según el estudio ‘Las mujeres importan’, realizado por la consultora McKinsey, las organizaciones con mujeres directoras de área tuvieron un performance 41% mayor que aquellas que no contaban con ninguna.

De ahí que las compañías busquen retener su talento femenino con más frecuencia mediante la incorporación de prácticas flexibles. Aunque México va a un paso más lento, también forma parte de esta tendencia, explicó la directora del Centro de Investigación para la Mujer en la Alta Dirección del IPADE, Maricarmen Bernal.

Hay batallas que se han ganado, una de ellas es abandonar la idea de que el talento era exclusivo del hombre, dijo el director de Diagnóstico y Desarrollo Organizacional de Hay Group, Gabriel Fernández.

La Secretaría de Trabajo y Previsión Social otorgó en marzo pasado el distintivo de ‘Empresa Familiarmente Responsable 2014’ a 340 centros de trabajo (una compañía puede tener más de uno registrado), en beneficio de 85,103 trabajadores, el cual reconoce a las organizaciones que mantienen buenas prácticas de equidad de género y fomentan el balance vida-trabajo.

El balance vida-trabajo incluso ha superado en importancia al factor económico salarial para el talento en México. “El balance vida-trabajo es la demanda principal, y si hay familia es un tema crítico”, dijo Fernández.

Las empresas procuran apoyar a sus empleadas, principalmente, durante los primeros meses de maternidad, indica la encuesta de OCC: “El 55% dijo tener mayor flexibilidad de horarios, 18% servicio de guardería y menos del 10% posibilidades de trabajar medio tiempo o desde su casa (home office)”. Sin embargo, 12% respondió que el carecer de flexibilidad en su trabajo dificulta su desempeño profesional.

Entre las prácticas más comunes están, jornadas reducidas o de medio tiempo, “home office” (trabajar desde casa), permisos por maternidad ampliados y permisos por eventos familiares o escolares, y guarderías.

También hay opciones para las emergencias

La creciente inclusión laboral de las mujeres a la vida laboral abre nuevos mercados para que como mamás puedan desarrollar su actividad profesional sin descuidar a sus hijos, aún ante imprevistos.

Tres millones de niños menores de seis años quedan bajo el cuidado de un tercero mientras que sus padres trabajan en México. De ellos, una tercera parte lo hace por más de ocho horas, 45% por entre cuatro y ocho horas y el resto por menos de cuatro horas, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social de INEGI.

Los cuidadores seleccionados por 60% de los padres son los abuelos. Hay medio millón de infantes que asisten a una guardería, de ellos, más de la mitad lo hacen a través de instituciones de gobierno y solo el 26.7% a guarderías privadas.

Estar preparada para contingencias es básico para cualquier mujer trabajadora. Debe estructurar una red de apoyo ayuda a la mamá trabajadora a poder planear sus proyectos y ser pocas veces sorprendida.

Publicado en: CNNExpansión