Hay 2 retos que escuchamos y que enfrentaran las empresas acerca de los Baby Boomers.

  1. La jubilación de esta generación, en términos del impacto sobre la seguridad social y otros servicios.
  2. La brecha de habilidades que se dejaran atrás, una vez que los Baby Boomers salgan de la mano de obra.

Hasta la generación del Milenio, los Baby Boomers habían sido la generación más grande en todo el tiempo. Eso significa que no se tenía una considerable fuerza de trabajo en las generaciones anteriores y cuando se retiren por completo, dejarán el mayor vacío de liderazgo en toda la historia.

Gran parte de la generación Baby Boomer se ha retirado. 

  • Uno de cada tres puede funcionar todavía , pero en alguna población sigue siendo significativa en la fuerza de trabajo.
  • Millennials están entrando en la fuerza de trabajo en masa, pero existe la preocupación de que no tienen las habilidades necesarias para llenar el vacío de liderazgo que está empezando a abrirse cuando se retiren los Baby Boomers.

Muchos líderes empresariales creen que la nueva generación carece de habilidades tales como la colaboración, el trabajo en equipo, la construcción de relaciones, pensamiento estratégico, y una comunicación eficaz. La buena noticia es que muchas de estas habilidades tan necesarias, se pueden desarrollar.

Hay una combinación de factores que conducen a esta brecha de habilidades. 

  • En primer lugar, los padres creen que lo que funcionó para ellos, también para sus hijos.
  • En segundo lugar, los educadores no están ayudando a los estudiantes a ser más inteligentes emocionalmente.
  • En tercer lugar, las empresas están ignorando el problema y simplemente van con la corriente.

El desarrollo de líderes en la generación actual, tiene que haber en énfasis en el crecimiento de las capacidades emocionales e intelectuales, así como de la toma de decisiones.

  • El desarrollo de la próxima generación de líderes requiere un nuevo enfoque: un líder con nivel de catalizador.
  • El líder con nivel de catalizador, debe tener la capacidad de aprender de los fracasos, para que puedan navegar con eficacia al cambio,       ver los puntos de vista de otras personas y tomarlos en cuenta, así como la capacidad de perseverar en tiempos de adversidad. Los líderes del nivel de catalizador dan la bienvenida la mezcla con individuos aun con rebeldía, ya que el equipo puede aprender.
  • Pueden formar equipos fuertes y conducir de manera efectiva y compartir conocimientos libremente, para crecer el resto del equipo.

Tomará tiempo el desarrollar la próxima generación de líderes, pero la conclusión es que debemos empezar a identificar aquellos que tienen el potencial. La forma en que se hicieron las cosas en el pasado no va a funcionar más, y el primer paso es reconocer eso y decidir qué hacer al respecto.

Los Millennials son la mayor y más diversa generación hasta la fecha. Ya están en la fuerza de trabajo y están subiendo la escalera. Es hora de identificar a los líderes y ayudarles a desarrollar las habilidades que necesitarán para dirigir las próximas generaciones.