Los bancos en Nueva York están tratando con más ahínco que nunca para atraer y retener a talento joven

n61​Para los banqueros novatos de primer año, el verano es cualquier cosa menos interminable. Más bien, estos jóvenes empleados, la mayoría recién salidos de la universidad, están ahora cambiando las gafas de sol por trajes sastre mientras inician sus programas de capacitación en Nueva York destinados a prepararlos para el trabajo en Wall Street.

Los programas varían en longitud dependiendo de la división. Los bancos los usan para introducir a los banqueros novatos, conocidos como analistas, a los aspectos básicos de las finanzas.

Y, en una época en que los bancos de Wall Street están tratando con más ahínco que nunca para atraer y retener a talento joven, los programas también ofrecen la oportunidad de establecer una sensación de identidad a lo ancho de la empresa.

Trabajar con ecuaciones financieras y navegar por las presentaciones en toda la empresa no son los únicos desafíos que enfrentan los banqueros jóvenes. Muchos ya han pasado días, si no semanas, en busca de apartamentos y compañeros de casa en Nueva York.

Algunos subarriendan habitaciones para los meses de verano, durmiendo en colchones de aire y rebotando de lugar en lugar.

Para ayudarles con el gasto de mudarse a Nueva York, los banqueros jóvenes a menudo reciben generosos bonos de reubicación. Goldman, por ejemplo, da un pago de reubicación de 10,000 dólares a los analistas de tiempo completo entrantes.

Pero algunos empleados en grandes bancos se han quejado de que no reciben estos pagos hasta después de su primer pago de nómina, lo cual a menudo ocurre dos semanas después de que empiezan a trabajar.

Aunque pudiera ser difícil simpatizar con los banqueros novatos, que pueden ganar más de 150,000 dólares en su primer año, algunos nuevos analistas dijeron que el retraso dificultaba trasladarse a Nueva York y para sus primeros cheques de renta sin pedir ayuda a sus padres o echar mano de sus cuentas de ahorro.

Sin embargo, la mayoría de los nuevos analistas no han pedido aún el entusiasmo que se siente al empezar en un nuevo empleo de alto salario. Y, al menos durante sus programas de capacitación, quizá sean lo suficientemente afortunados para tener los fines de semana libres.

​Fuente: dinero en Imagen