El Foro Económico Mundial hace una invitación a todos los países a finalizar procesos como en Brasil.

Lava Jato

1.-Dejar la corrupción atrás

El caso Lava Jato es un buen ejemplo para casi todos los países latinoamericanos que están sometidos a una presión enorme de la sociedad para acabar con la impunidad de la corrupción.

2.-El surgimiento de una nueva clase media latinoamericana

Surgida en los años del boom de las materias primas que es mucho más exigente de las generaciones anteriores, por lo que hay que incrementar procesos que dejen atrás los casos de impunidad.

3.-Establecer una buena sanidad y educación pública

Bajo instituciones democráticas fuertes que reclamen políticas sociales para acabar con la desigualdad y no tolerar los escándalos de corrupción.

4.-Para tener futuro en la región

Hay que cambiar profundamente el estilo de evolución latinoamericano. Repensar en el capitalismo para reducir la desigualdad, dejar el modelo de producción de materias primas y visualizar la generación de contextos para un cambio de enfoque en las economías que lo exigen, implantar el modelo de la relocalización donde los salarios bajos ya no sean reflejo de competencia con los nuevos entornos que exigen talento de alta preparación profesional.

5.-Ante un mundo más integrado

Los cambios en la comunicación traen nuevos desafíos a la democracia de cada región, pero es muy importante que el liderazgo social y político sea capaz de entender que esta sociedad requiere que las instituciones evolucionen.

6.-El modelo actual de crecimiento latinoamericano

Con enorme desigualdad y basado en las materias primas no es sostenible, pero incidiendo en la necesidad de reformar las instituciones de los países, para enfrentarse a unas demandas nuevas de jóvenes de clase media mucho mejor formados y exigentes.

7.-Necesidad de que todos los países de América Latina hagan procesos profundos de depuración de la corrupción para no permitir la impunidad

América LatinaBrasil como ejemplo, aunque tenga costes para una estabilidad, es una manera conveniente para lograr que las clases medias vuelvan a conectar con las élites políticas y crean en sus instituciones.

  • La cuestión importante es ver con mucho cuidado eso de que la corrupción es un problema cultural, siendo que lo cultural es el rechazo a la misma.
  • Los esfuerzos que se plantean en el caso mexicano con la puesta en marcha del sistema nacional anticorrupción generan expectativas y los márgenes para dar resultados tienen que ser muy estrechos, así como resaltar la necesidad de establecer mayores mecanismos de cooperación entre el sector privado y la sociedad civil.
  • Se planteó cuántos presos de alto nivel hay por corrupción, en México, Brasil, Argentina, donde el promedio para la finalización de una investigación de casos de malversación ronda entre los 14 años. Marcelo Odebrecht se le dio 19 años de condena, pero no todos los países están en estas condiciones para logar una investigación así.
  • No se trata de combatir la corrupción a puertas adentro solamente, sin una justicia que ponga fin a la impunidad que es el gran problema.

Datos estadísticos

  • Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), indica que la corrupción en México absorbe cerca del 9% del producto bruto interno.
  • Esto obligó a reformar el sistema anticorrupción, y crear uno que provee centralizar políticas, establecer penas más severas para los corruptos e impulsar un inédito control ciudadano.
  • Las empresas extranjeras que quieren invertir su mayor temor es ingresar a hacer negocios en un modelo de corrupción.
  • Se tiene que dar muestras institucionales de claridad y transparencia, en lugar de las investigaciones actuales y sus demoras, aunque es peor no investigar. (Destacando el caso de Brasil)

Fuente: El País