Los millennials han cambiado sus métodos de consumo. Salarios precarios, aún con estudios superiores que no garantizan un trabajo. El salario no garantiza pagar un coche ni mucho menos una casa.

Los 6 paradigmas que han cambiado:

I.-Cambio en el sector demográfico

  • No les interesa tener licencia de automóvil. El total de permisos de conducir emitidos bajó 50% en 2015. El desinterés de los jóvenes en saber conducir es un fenómeno global.
  • Peligra la posición dominante de la industria automotriz en el futuro, en un periodo en que los precios son cada vez más accesibles, existen subvenciones y el precio de la gasolina está a la baja.

II.-Cambio en las prioridades de consumo

  • Prefieren rentar en vez de juntar dinero para comprar una casa. El ocio urbano desplaza a los jóvenes a alquilar departamentos en el centro de las ciudades.
  • El retraso de entrada a la vida adulta se debe a la falta de ingresos fijos y estables.

III.-Cambio en el paradigma ecológico

  • La contaminación obliga a buscar transportes alternativos/colaborativos, de ahí que les guste vivir en zonas bien conectadas.
  • Son compatibles con el uso del metro o autobús. Navegan, escuchan música o ven vídeos mientras llegan a su destino sin contaminar.

IV.-Cambio en el paradigma social

  • El smartphone es una herramienta que los acerca a sus amigos, ya no el carro.
  • Los vehículos estaban relacionados a conceptos como prestigio social y el lujo, ahora son percibidos como vestigios de una generación anticuada.

V.-Cambio en el paradigma de transporte colaborativo

  • Servicios públicos en ciudades, alquiler de bicicletas, alternativas privadas como Uber o Car2Go que permiten el uso de un vehículo el tiempo necesario y a un costo competitivo. Todo ello cambia la ecuación.

VI.- ¿Cambio en el paradigma de los fabricantes?

  • Los fabricantes intentan frenar esta tendencia con el “Transporte 2.0”, expandiendo servicios de carsharing y rivalizando con Uber y los taxis.

 

Fuente: http://smoda.elpais.com/moda/actualidad/han-perdido-los-jovenes-el-interes-por-conducir/