[vc_row][vc_column][vc_column_text]1. Programas de transformación de los negocios y sus iniciativas de gestión del cambio.

2. Incentivos y presión para inflar el logro de objetivos.

3. Las diferencias interculturales.[/vc_column_text][boc_heading]Aunque estos obstáculos se interponen en el camino para la toma de decisiones éticas, sí son superables[/boc_heading][vc_column_text]Esto es lo que se ha aprendido de los líderes, lo que les funcionó a ellos en la mejora del clima ético en sus organizaciones:

Saber en qué se está parado

Los líderes de alto nivel dijeron que la enseñanza de códigos de conducta y ética en las organizaciones no fueron particularmente útiles a la hora de dirigir problemas éticos.

Normas y reglamentos no cubren la mayoría de los aspectos éticos, especialmente en relación a la gente y las compensaciones.

La inteligencia emocional ayuda en este punto

  • Conocimiento de sí mismo le permite construir y fortalecer esa brújula interior.
  • Conciencia organizacional le permite identificar las fuerzas en la cultura de su empresa y los procesos que podrían conducir a usted y a otros a hacer lo incorrecto.
  • También es necesario el autocontrol emocional: se necesita valor para alejarse de la multitud y hacer lo correcto.

Aprender lo que realmente importa en su organización y la gestión de RH

Para estar preparado para desafiar las reglas no escritas de su organización – y los sistemas que las soportan – se necesita aprender a escuchar las señales débiles sobre lo que la organización realmente valora.

[/vc_column_text][boc_heading]RH, deberá poner atención en:[/boc_heading][boc_text_box title=”1. ¿Cómo se le paga a las personas?”]

  • ¿Su sistema de compensación recompensa las cosas correctas?
  • ¿Su enfoque es con base a resultados de corto plazo o el éxito a largo plazo?
  • ¿Se incluye al personal adecuado?

Los esquemas a largo plazo deberán incluir a los trabajadores de planta, personal de supervisión y los diferentes grupos demográficos. Esto asegura que toda la fuerza de trabajo se centre en objetivos sostenibles a largo plazo.

[/boc_text_box][boc_text_box title=”2. ¿Quién es ascendido y por qué?”]

  • ¿Hay una verdadera meritocracia en su empresa, o ciertas personas son tratadas mejor que otras?
  • ¿Es valorada a la gente que habla y actúa de manera ética?

Quizás la gente sea promovida de acuerdo a reglas no establecidas que garantizan un status quo.

En una organización ética, la gestión del talento es un proceso transparente y objetivo, donde  todo el mundo recibe un trato justo.

[/boc_text_box][boc_text_box title=”3. ¿Qué sienten los empleados de la compañía?”]

 Lo ideal es trabajar para la empresa en la que podamos estar orgullosos.  Si las encuestas de contratación muestran que la gente no confía en los administradores, o que los empleados se sienten avergonzados de la empresa, es posible que tenga un problema ético generalizado en sus manos.

[/boc_text_box][boc_heading]Construir una red personal fuerte y diversa[/boc_heading][vc_column_text]

El recurso más útil de los líderes cuando se enfrenta a un dilema ético es su propia red personal. Esto proporciona una resonancia informal y puede resaltar las opciones y elecciones que el líder no pudo haber considerado. Al tomar decisiones éticas, es importante reconocer que nuestro camino no es la única manera, y que las opciones incluso por mandato tendrán consecuencias que se deben tratar.

La mayoría de los líderes tienen redes de empleados que piensan y actúan como ellos y muchos dejan de buscar opiniones diversas, especialmente en situaciones problemáticas. Esto puede conducir a consecuencias inconvenientes sobre todo en entornos interculturales.

Para superar esto, es necesario otro núcleo de competencia de inteligencia emocional, la empatía, que permite aprender de los demás y entender lo que les importa. Esto también ayudará a conectarse con la gente y saber sus pensamientos, opiniones, y ayudar cuando lo necesiten.

[/vc_column_text][boc_heading]Conversar y sus contextos positivos[/boc_heading][vc_column_text]

Después de consultar a su red, aún si cree que algo va mal, puede que sea el momento de ser valiente y hablar. Los líderes pusieron en relieve y en repetidas ocasiones las consecuencias positivas de hablar y por lo menos tratar de resolver sus dilemas éticos para mantenerse fiel a sus propios valores personales.

Se conversa, sobre la serie de decisiones que deben tomarse.

  • ¿Hablar con el jefe?
  • ¿Consultar con sus compañeros?
  • ¿Trabajar con las funciones de asesoramiento jurídico o RH?

Uno puede pedir apoyo a su red personal para que le guíe en el camino correcto, dentro del contexto de su situación particular.

Los líderes del estudio fueron claros acerca de las consecuencias de tomar estas acciones:

Aumentaron la autoestima, mejoraron la confianza en su capacidad para hacer frente a los dilemas futuros, y un clima de trabajo más ética. Y quizás lo más importante, la adopción de medidas los hizo feliz en el trabajo.

[/vc_column_text][boc_button btn_content=”Fuente” href=”https://hbr.org/2016/12/what-you-can-do-to-improve-ethics-at-your-company” target=”_blank”][/vc_column][/vc_row]