El Desarrollo Organizacional se ve frenado muchas veces por estas 10 prácticas comunes.

Resultados publicados de una encuesta del Centro de Estudios Financieros (CEF),  sobre las toxinas laborales,  que son los comportamientos que pueden enfermar a las organizaciones. Lo importante que hay que saber es que todos somos parte de las enfermedades y nosotros mismos podemos ser la cura.
Entre una gama de 32 comportamientos, los encuestados elegían los 10 comportamientos que se manifestaran con mayor frecuencia dentro de sus organizaciones y los resultados fueron los siguientes:

1.-El 62% considera que existe una Mala Comunicación Interna.

El mayor problema que tenemos ante esta situación, es que los empleados, que no ocupan puestos con capacidad de poder de decisión, nunca están en sintonía con los objetivos que tiene la empresa y sobretodo con los proyectos que se desarrollen.
Empezar por comunicar los objetivos generales, así como lo que se espera de manera concreta de cada uno de los empleados debe de ser prioridad. Hay que tomarnos el tiempo para escuchar dudas, saber que mientras mejor informado esté un empleados es casi un hecho que realizará un mejor desempeño.

2.- El 51% considera que la desmotivación impide tener un mejor desempeño.

Este es un problema grave y obvio. Empecemos por nosotros mismos, conocemos nuestro desempeño cuando trabajamos con una motivación más allá, cuando otro recibe el beneficio es probable y humano que el rendimiento no sea el mismo que potencialmente sabemos que podemos obtener. Nuestra misión como RH es encontrar cuáles son las motivaciones de nuestras personal a cargo que traspasan las barreras organizacionales. Es en la vida personal donde se sujetan las mayores motivaciones, tenemos que estar conscientes de cómo es cada uno de nuestros empleados para poder ofrecer y motivar a cada uno de forma distinta.

3.- El 49% considera existe una Mala Organización en su centro de trabajo

Organizar y que todo el mundo quede conforme en general es algo casi imposible . Siempre habrá algún comentario negativo, entendámoslo como algo inevitable. Lo que no podemos negar es nuestra capacidad de hacer bien las cosas, todos tenemos una pequeña consciencia que nos ayuda determinar lo que creemos que está mejor hecho y organizado que lo que no. Si la organización depende de ti, sé minucioso con los detalles, es en éstos donde se recuerdan con mejor detalle, si estás del otro lado, ayuda a dar comentarios con el fin de solucionarlos.

4.- El 39% cree que es un cáncer la incompetencia de los líderes

Entendamos que un líder es un comunicador, es el que sabe el diagnóstico de su equipo de trabajo. Pero también es el que tiene que demostrar que está ahí por algo. A menudo los directivos ignoran las demandas de información de sus empleados, las menosprecian o no las tienen en cuenta. Cuando un directivo transmite credibilidad y tiene empatía con los miembros de su equipo, se genera un impacto positivo en las percepciones de los empleados que se amplía a otros elementos. Sin embargo, son muchas las empresas que conciben al Director General como canal exclusivo de información, obviando el papel trascendente que el resto de los mandos o directivos desempeñan en la credibilidad general de todos los esfuerzos comunicativos. 

5.- El 39 % cree que existe deficiencia de la distribución de las tareas.

Eso muchas veces determina a un buen líder de otro, no tanto de otros factores como la inteligencia y el dominio de las emociones, también importantes para líder. El líder tiene que conocer las habilidades y talento de su equipo para saber delegar, todos tenemos una pasión y mejores habilidades que otros. Aprende también a aceptar tareas y verte como parte del equipo. Pide las cosas con amabilidad, cuando no resulten no pierdas el tiempo en resaltar lo que está mal. ¡resuelve!

6.-El 35%  considera que afecta la desconfianza de los jefes a los empleados

A todos nos cuenta confiar y más cuando el empleado nos ha quedado cortos. Pero recordemos que la desconfianza es el principal freno a la innovación. Tenemos que aprender a confiar en que el empleado también tiene un interés en hacer bien las cosas, hay que saber orientarlo y tratar de explicarnos de una manera clara. A veces es necesario repetir la información y supervisar, pero tenemos que aprender a confiar.

7.-El 35% dice que no más,  porque tiene el mismo salario de quien produce menos

Tenemos que ser capaces de detectar el talento valioso dentro de nuestra organización. Es lo más lógico que quien mejor trabaje gane más, pues es una forma de darse cuenta que esa persona es querida y valorada, algo vital para la retención de talento.

8.-El 34 % dice que el conformismo de los empleados frena a la organización

Los empleados que están en su zona de confort son su gran mayoría, los encargados de gestionar los Recursos Humanos, tenemos que motivar a los empleados a que no se conformen. El ser conforme no es sinónimo de mal trabajo, sino que no quiera hacer más. Un empleado puede dar el 110%, nuestra labor es saber cómo.

9.- El 33% siente desmotivante la imposibilidad de desarrollar una carrera profesional

 Tienes que poder extender los horizontes de tu trabajador, no puedes limitarlo, pero saber que si es un valor imprescindible para la empresa poder ser flexible.

10.-Los rumores

¿Qué hacer para frenar los rumores? Este es una los conflictos más comunes dentro de la organización. Los empleados no todos pueden ser amigos e incluso habrá rivalidades con el fin de destacar y cualquier acción o desventaja puede ser tomada a mal. Hay acciones que se prestan para generar rumores, hay que cuidar cada detalle y estar al pendiente de todo, así como intervenir sin dañar la parte personal que tienen todos los rumores.
Investigación de Carlos Paredes