Distinciones fundamentales, ya que el primero es universalmente malo para una organización y el segundo es esencial para el éxito.


Aspectos para identificar rápidamente los dos tipos de líderes. 

Se preocupa por el logro de resultados tanto que no tiene en cuenta el impacto de la obra, horario de los empleados y sus familias.

En exceso se centra en su propio sueldo y promociones.

Toma el crédito por el trabajo de otros.

Siempre piensa que es correcto y que sus ideas son las mejores.

No logra llegar a conocer empleados a nivel personal.

Es indiferente o ajeno a la moral del empleado.

Deja de escuchar a la gente y sus ideas.

A menudo toma decisiones a corto plazo que hacen que se vea bien, pero probablemente dañará la organización en el largo plazo.

Aparece encantador y agradable a su jefe, mientras que el tratamiento con sus empleados es malo (el %22beso y kick down%22 enfoque).

Amenaza, intimida o humilla a las personas.

Se usa para tratar las personas injustamente, de manera inconsistente, y con una falta de respeto.

Culpa a otros de los errores sin tomar ninguna responsabilidad personal.

Tiene un sentido exagerado de su propia importancia.

Se compromete a cumplir con los objetivos sin asegurar la financiación o el personal adecuado.

Deja de ser mentor o desarrollar a los empleados.

Crea un clima de miedo, ansiedad o desconfianza.

Se preocupa por el logro de resultados, pero también considera el impacto de la obra, horario de los empleados y sus familias.

Tiene un alto nivel de auto-conocimiento y la madurez emocional.

Muestra preocupación por las personas al escuchar y conocer a ellos en un nivel personal.

Actúa profesionalmente y auto-controlado en el trabajo.

Busca resolver los conflictos de manera justa y rápida.

Da crédito a los demás para lograr resultados.

Trata las personas con imparcialidad, firmeza, y con respeto en todo momento.

Toma tiempo para guiar y desarrollar subordinados.

Asume la responsabilidad personal por errores en su unidad o departamento.

Toma decisiones que son el mejor interés a largo plazo de la organización.

¿Cuál eres?

Las organizaciones inteligentes ya se han dado cuenta de que no van a obtener grandes personas que trabajan para ellos, tratándolos mal. Así que ha llegado el momento de empezar a hacer las preguntas difíciles de ti mismo.

Es una investigación llevada a cabo durante el otoño de 2014, con el ejército auspiciado por la Universidad Sullivan