Las tres preguntas básicas pueden despojar conversaciones desafiantes de la emoción, la fricción

Algunas conversaciones en el lugar de trabajo son difíciles de llevar a cabo.

Decirle a dos de los tres candidatos para un ascenso que no van a obtenerlo.  O hablar con franqueza acerca de cómo son improductivas las reuniones de su empresa.

Andrea Lee, CEO de Thought Partners International y autora Tenemos que hablar: Tu guía para las conversaciones empresariales desafiantes, sugiere que el primer paso para tener estas discusiones es reconocer que pueden ser incómodas e incluso dolorosas. Ella se acerca a estas conversaciones difíciles preguntándose tres preguntas:

  • ¿Dónde estamos ahora?
  • ¿A dónde vamos?
  • ¿Cómo nos gustaría llegar?

Estas preguntas “pueden generar un cambio de juego o rol”.

Sin ellas, hay una gran cantidad de supuestos que se pueden hacer en ambos lados, a veces debido a los sinsabores de las relaciones que se han tenido en los últimos años en el lugar de trabajo.

  • Ejemplo, tomar la difícil tarea de escoger a uno de varios solicitantes de un ascenso que significa más dinero, más poder y más prestigio.

“Cuando eres el líder de un equipo, una buena manera de utilizar las tres preguntas es para desentrañar las motivaciones de todos los lados, sin favoritismos. Cuando la gente vea cómo usa estas preguntas, usted será visto como neutral y ganará credibilidad”.

“Si la conversación sucede de una manera menos estructurada, sin preguntas imparciales, el potencial para el descontento y la fricción en el equipo crece”. Además, hay que tratar de mantener la emoción fuera de estas conversaciones difíciles.

Tal vez un gerente y un empleado se han enfrentado en el pasado, y ahora la discusión es sobre el desempeño mediocre del trabajador.

“Demasiadas conversaciones difíciles suceden con emociones que se expresan y muchas veces alteran los resultados”.

“Las emociones nos nublan, a veces no llegamos a ser claros acerca de lo que queremos, por lo que las conversaciones se convierten en un torpeza masiva que va a llevarnos a la oscuridad. En lugar de dejar que la historia y el equipaje atasquen la maquinaria, hay que borrar la pizarra y empezar a desenredar… con las tres preguntas”.

La importancia de saber cuándo detener la conversación

Otra conversación dura les está diciendo a sus superiores que las reuniones se han convertido en inútiles o quizás sordas.

  • ¿Pero no es políticamente y profesionalmente arriesgado para un gerente o líder de recursos humanos cuestionar el propósito de una reunión ordinaria que está organizado por un superior?
  • Se podría pensar que es equivalente a un suicidio profesional decir “Esta reunión parece muy improductiva”, y estaría en lo correcto.
  • Usted no quiere ser bastante contundente, pero hay otras formas de detener la reunión.

Algunas maneras hábiles de cuestionar el propósito de una reunión, es usando las preguntas, y valdría la pena incluir:  

  • “Tengo curiosidad. Queremos sacar el máximo provecho de esta reunión, y estoy seguro de que tú también. ¿Qué quieres que escuchemos y que seamos capaces de hacer como resultado de esta reunión? “.
  • “Sé que esta reunión es importante, y quiero estar seguro de que quede claro al respecto. ¿Hay alguna razón en particular por la que desea que asistamos a la reunión? No quiero perder el punto, y me encantaría su ayuda”.
  • “Yo sé que todos tenemos mucho trabajo por terminar, por lo que me pregunto ¿cuáles son sus expectativas para esta reunión? ”
  • “¿Qué es lo que quieres ver de nosotros, como resultado de estar en esta reunión? “.

Es poco probable que alguien sea despedido por solicitar la claridad sobre las metas y expectativas.

  • Pedir deliberadamente y genuinamente es una excelente manera para provocar y revelar el hecho de que no es tan necesario estar allí.

Detener una reunión y cuestionar su propósito es una de las cosas más inverosímiles.

  • Sin embargo, hay que convertirse en la persona que es capaz de hablar y decir la verdad, lo cual incentiva a todos los demás a decir lo que hay que decir. El cambio es posible cuando se habla.

Fuente: http://www.shrm.org/hrdisciplines/employeerelations/pages/difficult-conversations-.aspx#sthash.E0eHHBqE.dpuf