La concentración de población en las ciudades está creando auténticos monstruos urbanos

Megalópolis, son cada vez más complejas de gestionar sus problemas de: abastecimiento de agua, energía, transporte, calidad ambiental y seguridad.

Las ciudades se han modificado en los últimos 25 años con las nuevas tecnologías que han permitido entenderlas y apoyarlas en sus comunicaciones:

  • La conectividad de objetos, los celulares y el Internet de las cosas contribuyen a la solución de los grandes problemas de las megalópolis.
  • Es impensable que hoy en día se trabaje sin el uso del celular y del Internet. El Smartphone se ha convertido en una especie de equipo de supervivencia básico, sobre todo en las grandes ciudades. Las aplicaciones de celulares solucionan radicalmente la vida cotidiana de millones de usuarios, y con muy poco tiempo de maduración.
  • Plataformas digitales son mayoristas en diversos sectores y han elevado su capacidad a nivel del planeta en pocos años.
  • El cambio social es mejor asimilado por los jóvenes y los llamados ahora “nativos digitales”. No se desplazan a una oficina bancaria a hacer una gestión y es probable que la generación de sus hijos nunca tenga que pisar una.
  • En México, el 50% de su población es menor de 25 años, con una gran capacidad de adaptación tecnológica, con una gran concentración de universidades y expertos en áreas urbanas. Con un importante crecimiento en las artes audiovisuales y servicios financieros. También se tiene un altísimo porcentaje de la población que utiliza Smartphone.
  • Oportunidades para utilizar con éxito las soluciones urbanas tecnológicas que ya existen en el mercado y obtener una mejor gestión de nuestros problemas.

Contexto laboral de lo que se les puede ofrecer a los nativos digitales que buscan independencia con las nuevas tecnologías.

  • En 2012, el 80% de las empresas en EU tenían esquemas de home office, para que no se tengan que desplazar millones de personas a oficinas a realizar cosas que se pueden hacer en cualquier otro lugar.
  • Esto se está logrando con la gestión de la información, el internet de las cosas y las nuevas redes digitales.
  • Cada vez más se desvincula el estatus de la propiedad del auto para utilizar la bicicleta municipal, incluso hasta no tener vehículo.
  • Nuevas formas de convivencia que apoyen a cambios de hábitos de consumo y que son en gran parte posibles a la información que nos proporcionan las redes.

Las megalópolis, y sus retos importantes, que son difíciles de clasificarlos ya que cada una tiene los propios, pero que a su vez son comunes:

  • Necesidad de asegurar el abastecimiento de energía limpia, el transporte, la provisión de servicios, la seguridad, la gestión del agua y saneamiento, la gestión presupuestal, la capacidad de respuesta ante desastres naturales, la gestión de sus residuos, la equidad social y el empleo.
  • Retos con oportunidades para generar aportaciones, desde el internet de las cosas y la gestión masiva de información (Big data), que es posible a través de las nuevas redes de telecomunicaciones.

Las ciudades inteligentes adoptan el modelo Smart City

  • Captar información, procesarla, distribuirla y generar respuestas, es factible, por ejemplo, conectar ordenadores abordo de los vehículos 2005, que son obligatorios con semáforos especiales, que pueden predecir afluencias de vehículos y coordinar todos ellos para generar una “onda verde” que permita agilizar el tránsito de forma puntual en una avenida.
  • Tipo de soluciones que son posibles por los sensores que existen desde hace tiempo —y que cada día se inventan nuevos.
  • Smartphone, que es la fuente masiva de información valiosa para organizar de forma más eficaz y eficiente a las ciudades: el reto está en cómo captar y manejar de forma inteligente toda esa información; con el diseño de procedimientos de respuesta y mejora de los procesos urbanos, con las herramientas que ayuden a la toma de decisiones prácticas, en tiempo real y de forma despolitizada.

Es preciso antes hacer una distinción sobre Smart City

  • Se refiere al uso de la información que es capaz de captar y transmitir toda esta infraestructura, a la provisión de servicios de los ciudadanos de forma eficaz y eficiente, así mismo en la gestión de la ciudad, del bienestar de la sociedad y participación de la iniciativa privada con soluciones que partan sobre esta infraestructura.
  • Tiene que ver también con involucrar a los ciudadanos para opinar y contribuir a mejorar la gestión de las ciudades en relación de sus gobernantes, y para generar nuevas oportunidades de desarrollo social, cultural y económico.

Las 4 razones de inversión para que las ciudades sean inteligentemente laborales y digitales:

1. Que la infraestructura de servicios públicos contribuya a resolver los grandes problemas básicos de las ciudades.
La información sobre la calidad del agua o del aire, que en un determinado momento pueda poner en marcha protocolos de actuación para bajar sus consecuencias; la gestión del agua o de la energía para abastecer picos de demanda; o la organización dinámica de rutas para recoger la basura de la forma más eficaz y ocasionando el menor trastorno para el tránsito.

2. Desarrollar una economía abierta y colaborativa para que la ciudad sea esencialmente urbana.
Internet hace mucho más interesantes y eficaces a las ciudades, con funciones que les permitan el intercambio de oportunidades en las aglomeraciones a través del acceso a la información en tiempo real con los Smartphones al estar conectados a redes celulares de alta velocidad. En el lugar en el que se esté, puedan ofrecer un servicio que antes tomaría tiempo encontrar.

3. La ciudad inteligente fomenta la participación ciudadana y la transparencia en la gestión.
Incorpora al ciudadano como una parte activa de la ciudad, permitiéndoles que accedan a información sobre su gestión y funcionamiento, y que sea capaz de responder en tiempo real a través de las redes sociales o de sistemas y además expresar su opinión sobre cómo se están gobernando las ciudades.

4. Permite reorganizar a la ciudad en tiempo real para dar una respuesta de comunicación de eventos concretos a realizar.
Como cambios en los sentidos de las calles o en la sincronización de los semáforos ante un evento deportivo o cultural masivo. La ciudad de México es una de las megalópolis más grandes y problemáticas del planeta. Algunas sus manifestaciones, la contingencia ambiental que sufrimos durante casi una tercera parte del año 2016, ante esto es urgente buscar soluciones efectivas a corto y largo plazos.

Hay una alta proporción de la población que utiliza Smartphones, esto nos indica que tenemos una gran oportunidad para poder manejar con éxito las soluciones urbanas tecnológicas que ya existen en el mercado y buscar con inteligencia una mejor gestión de nuestros problemas. En todas las ciudades del país se tendrán la oportunidad, tal vez no en toda su extensión de comenzar a implementar las nuevas tecnologías para que poco a poco se conviertan en las ciudades inteligentes.

Fuente: Revista Nexos mes de Abril 2017