Apenas sobreviven un 1% de los trabajos que existían hace un siglo. ¿Y todo lo que viene, cómo será su gestión en RH?


1.- El trabajo y su gestión será compartido

Economía compartida, Uber, Airbnb sin intermediarios, que buscan rentabilidad compartiendo contratos laborales con figuras de mayor confiabilidad, como pareja, hijo, profesional y que permite ofrecer una mayor flexibilidad laboral.

2.- El teletrabajo y su desarrollo será natural

Dejarán de controlarse las jornadas de trabajo, las actividades del teletrabajo no encajan con una gestión de supervisión, se maneja mucha autonomía que les deja más productividad e innovación, reforzamiento del compromiso con la organización, bajo rendimientos que aporten ahorros en los costos por trabajador.

3.- Habrá trabajos apasionantes

El 35 % del éxito de cualquier actividad laboral está en la pasión para realizarla, según investigaciones es una ventaja competitiva organizacional y representa valor agregado en la gestión de los RH, para fomentar su desarrollo, ya que solo el 13% de los trabajadores se sienten comprometidos con su trabajo.

4.- Conciliación de trabajo, familia y tiempo libre

Jornadas de trabajo reducidas que impactan en el aumento productivo, mejora de salud cardiovascular, reducción de ausentismo hasta en un 50 % y surgen nuevos puestos de trabajo que permitirán reducción salarial.

5.- La rentabilidad irá acompañada por la diversidad

La rentabilidad se focalizará en construir entornos de verdadera diversidad en, edades, sexos, razas, etcétera, bajo un mercado enfocado en un mayor desarrollo tecnológico y donde destacará la participación femenina.

6.- Los empleados decidirán los bonos de su jefe

Los empleados impactan su felicidad sobre los resultados de la empresa, por lo que los jefes no podrán permitirse tener empleados desmotivados? ¿Tristes? ¿Infelices?
¡Si van contra la cuenta de resultados¡ El bono tradicional para el jefe, dependerá de los números finales, lo cual influye del grado de felicidad y su gestión será un reto importante de RH.

7.- El futuro de la vida laboral será de un aprendizaje continuo

El mundo digital exige reforzamiento del aprendizaje continuo, en los próximos 10 años el 47 % de los puestos del trabajo van a desaparecer y el 90 % de los nuevos puestos exigirán contenidos digitales con aprendizaje continuo para el desarrollo de las nuevas tecnologías.

8.- El trabajo se desarrollará sobre nuevas realidades virtuales

En el 2020 los mercados superarán los 150 mil millones de dólares en inversiones en nuevas tecnologías, que generen experiencias difíciles de olvidar. En el mundo laboral RH deberá implementar marketing congruente y difícil de olvidar, con tecnologías que permitan aprender con rapidez, y con exigencia de espacios de trabajo disfrutables en tareas rutinarias, que aliente a satisfacer la calidad y experiencia de los productos finales.

9.- Impresión en 3D

Su uso final variará, en función de cada profesión por sus facilidades. El suceso que se dio en el espacio donde los astronautas obtuvieron planos por correo electrónico, permitiéndoles imprimir y armar las piezas, suceso que logró bajar costos de envíos, impresión inmediata y de cualquier pieza necesaria.

10.- Tendrás robot-colegas

Las tareas sucias, aburridas y peligrosas será parte de aportación de los robots, la empatía y comprensión del tiempo humano requerirán que hacer para aportar beneficios para la humanidad.

11.- Todos tendremos un asistente virtual

El móvil se encargará de hacer la vida mucho más fácil, buscar un dato en la red, analizar un expediente, elaborar hojas de gastos, tareas administrativas, las podrán hacer los chatbots, que son programas informáticos dotados de inteligencia artificial, que simula conversaciones de forma tan natural y que podría llegar a engañar haciéndote pensar que estás interactuando realmente con otra persona, aunque todavía tienen un importante camino por recorrer, su potencial es imparable.

12.- Tu jefe monitorizará tu estado de salud

El Internet de las cosas, permite medir con enorme precisión la evolución del rendimiento físico. Su uso ayudará a detectar y prevenir el riesgo de problemas tan graves como la muerte súbita e incluso un ataque al corazón, la vigilancia será intensiva con medios como pulseras, parches y cámaras, que aceptan monitorear la salud de los empleados.

Fuente: EL PAÍS