Para convertirse en una persona capaz de superar cualquier adversidad por muy dura que sea.

  1. Autoestima.

Entender lo importante que es y cómo puedes aumentar tu propia autoestima simplemente cambiando tu forma de pensar. Hay veces que el cambio no parte de la acción, es decir, no parte del hacer, sino del ser una persona resiliente.

  1. Proactividad.

Ser proactivo es usar el presente para cambiar el futuro. Ésta es una excelente manera de superar una adversidad.

Este perfil de persona se caracteriza por usar el presente para hablar del pasado.

Importante distinguir entre ser proactivo y ser reactivo.

  1. Aprendizaje del error.

Competir recrimina el error y se ve como algo negativo.

Aprendizaje sin proactividad no hay aprendizaje sin error.

Enfocar el error como algo inherente a la persona fortalece, te hace más resistente, y en definitiva, más resiliente.

  1. Optimismo.

El deber y el derecho a ser feliz está al alcance.

La felicidad que desaparece ante una situación dolorosa debe partir del fomento del optimismo.

Se puede ser optimista siendo realista.

  1. Flexibilidad.

Ser flexible no es ser indulgente, sino que se basa en tener perspectiva de la situación en la que se vive.

Ser resiliente te permite no sólo ser flexible, sino también fomentar la creatividad para potenciar dicha flexibilidad.

  1. Conocimiento de los puntos fuertes y débiles.

Ser resiliente sin conocerse bien a uno mismo.

Conocerse en lo referente a los puntos fuertes como los puntos débiles.

El hecho de conocerse bien permite explotar las fortalezas y superar debilidades.

  1. Asertividad.

Ser asertivo es un síntoma estupendo de fortaleza, una fortaleza que también es fundamental cuando vives una experiencia negativa. La gran ventaja de ser asertivo es que aprendes a decir lo que piensas sin necesidad de ofender al otro.

  1. Petición de ayuda.

La persona resiliente tiene la capacidad de descubrir debilidades, así como tener la determinación de pedir ayuda al otro para poder hacerles frente.

  1. Verbalización de las emociones.

Muchas personas, cuando experimentan una situación traumática o dolorosa, cometen el error de guardarse su dolor. El compartirlo con y desde la palabra tiene un efecto tremendamente terapéutico.

Hablar cura. Verbalizar los sentimientos y emociones cura.

  1. Bondad.

La principal diferencia es que la bondad parte de un acto natural, sencillo y espontáneo.

La resistencia le debe mucho la bondad, porque la bondad genera gratitud.

Fuente: http://manuelgross.bligoo.com/20150825-desarrollo-personal-10-cualidades-que-te-haran-una-persona-mas-resiliente