[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Las compañías deben tener claro el esquema bajo el cual realizarán la contratación de personal en este 2017, pues las modalidades de la subcontratación y tercerización tienen una interpretación distinta en la Ley Federal del Trabajo que deriva en un tratamiento fiscal especial, y el patrón estará obligado a reportarlo. explicó el abogado laboral Oscar de la Vega, socio director de De la Vega & Martínez.

[/vc_column_text][vc_row_inner equal_height=”yes”][vc_column_inner width=”1/2″][vc_column_text]

La necesidad de alcanzar altos niveles competitivos de eficiencia y productividad en los diversos procesos productivos del país, ha requerido en la mayor parte de las empresas a tercerizar o subcontratar alguna parte sus procesos. Sin embargo, el marco legal no ha sido claro respecto a los requisitos que deben cumplirse y a sus consecuencias jurídicas.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_single_image image=”8080″][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner][vc_column_text]

Destacó el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como complemento a las reformas de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) y a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA), que entró en vigor a partir de enero de 2017 incorporar como requisito para las deducciones de ISR de una empresa contratista, el acreditamiento de IVA y trasladado sobre las erogaciones efectuadas con motivo de la subcontratación por la empresa contratante.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/4″][vc_single_image alignment=”center” style=”vc_box_rounded” image=”8075″][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”3/4″][vc_column_text]

“La obligación de aquellas empresas que presten dichos servicios de subcontratación de especificar en los comprobantes fiscales digitales (CFDI’s) de nómina que emitan a sus empleados, el RFC de la persona que subcontrata y el porcentaje del tiempo en que se llevó a cabo dicha subcontratación”.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner][vc_column_text]

Es un nuevo elemento que servirá para tener un control sobre quienes subcontratan, pero también requiere de mayor entendimiento en las alternativas que tienen las empresas para llevar a cabo la contratación de personal, “es decir, deben tener claro la manera en la que registraran las relaciones laborales para dar cumplimiento con todos los requisitos que obliga las leyes”.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/4″][vc_single_image alignment=”center” style=”vc_box_rounded” image=”8075″][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”3/4″][vc_column_text]

“Nuestra legislación laboral describe la relación y el contrato individual de trabajo como la prestación de un servicio personal subordinado a una persona, mediante el pago de un salario. Ello independientemente de la forma en la que se genere dicha relación laboral, ya sea a través de una simple prestación de un servicio o a través de un contrato otorgado por escrito”, agregó.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner][vc_column_text]

Explicó que hay duda entre las empresas sobre cómo realizar la contratación de personal, pues algunas lo hacen a través de un “insourcing”, es decir con una razón social distinta, pero contratados por la empresa; “quienes tiene la obligación a partir de 2017, son todas las empresas que contratan personal bajo el Art. 15-A, pura tercerización.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][boc_button btn_content=”Fuente” href=”http://eleconomista.com.mx/industrias/2017/01/10/tercerizacion-empleos-debera-reportarse-expertos” target=”_blank”][/vc_column][/vc_row]