Los ambientes de trabajo positivo conducen a una mayor productividad, a una menor rotación, y mejores resultados de salud.

Un ambiente que es hostil, provoca ansiedad y comunicación negativa, genera menor productividad, baja el rendimiento, no hay creatividad y el compromiso es muy bajo.

Cuando el liderazgo es inclusivo

La seguridad psicológica mejora los resultados del aprendizaje y el rendimiento.

Así lo establece la investigación de Amy Edmondson de Harvard, que nos demuestra que cuando se crea un liderazgo inclusivo, humilde, que apoye a animar a su equipo para hablar o pedir ayuda, los resultados son mejores.

Una cultura opresiva simplemente no puede mantenerse en el largo plazo y conduce a resultados negativos.

Hay tres reglas en la investigación que respaldan lo que ayuda a los administradores para que puedan ofrecer retroalimentación constructiva y sincera sin un “front-punzante”:

1.-Entrega de una mayor y positiva retroalimentación, encima de las negativas.

Organizaciones de alto desempeño dan, aproximadamente cinco veces, declaraciones positivas de apoyo, de aprecio, alentando a cada uno que no haya críticas negativas, desaprobación, o decisiones contradictorias.

Esto permite que la comunicación sea más fuerte y buena; y que los cerebros se centren en la retroalimentación positiva en vez de la negativa.

Una mala conversación puede arruinar todo el día laboral. La comunicación positiva se correlaciona con una mejor participación de los trabajadores, que es mucho más alta.

Se puede corregir a los empleados, incluso criticar o enfrentarlos, pero esto debe hacerse bajo un contexto positivo. Esto es cuando se ven los mejores resultados, y se mantiene la moral y el compromiso.

2.-Centrarse en la difusión de las fortalezas de sus colegas, sus contribuciones únicas, y las manifestaciones de automejora.

Se tiende normalmente a centrarse en dar a los empleados retroalimentación crítica. Sin embargo, al centrarse en sus puntos débiles, sólo creamos competencia. Al centrarse en sus puntos fuertes, creamos la excelencia.  Ser lo más específico acerca de la retroalimentación positiva y evitar caer en una retroalimentación negativa. Por lo general, se pasan por alto los puntos fuertes, se mencionan brevemente pero luego se centran en mucho mayor detalle en la información crítica.

Se les recuerda agregar ejemplos y detalles, para que su regeneración sea positiva.

3.-Hacer hincapié en la colaboración.

Tratar de permanecer objetivo cuando se habla sobre un evento negativo. 

Describir la situación problemática, en lugar de evaluarla, identificar las consecuencias objetivas o sus sentimientos personales asociados a ella, en lugar de echarle la culpa; y sugerir alternativas aceptables, en lugar de discutir sobre quién tiene la razón o la culpa.

Atribuir a la parte del éxito, a través de la comunicación positiva. Tratar de escuchar y estar abierto a la gente. Invitar a otros a compartir lo que realmente piensan y sienten, ser abierto acerca de los propios pensamientos y sentimientos. Acercarse a las preguntas con apertura y una curiosidad acerca de lo que la gente realmente piensa. Tratar de ser amable no importando si hay algo malo y de peso. Hay más colaboración cuando se muestra la bondad.

Hay muchos ejemplos en los que las personas con diferentes perspectivas se hacen necesarias para trabajar juntas.

Conclusiones

Hay situaciones en la que dos empleados están teniendo dificultades para entender el uno al otro, y es difícil alentar a que no tengan resistencia a trabajar juntos. Hablar con cada uno de ellos por separado y compartir lo que se ve en sus habilidades, talentos y sus buenas intenciones. Invitarlos a reunirse y simplemente escuchar – ser abierto, tratar de dar apoyo, sólo estar con el otro. El resultado debe ser que ambos se sientan bien. Y ahí es donde puede suceder algo. A través de la conexión viene la creatividad. Y la creatividad es donde se abren oportunidades.

Implementar una comunicación más positiva, con datos que muestren que debe hacerse con sinceridad y autenticidad. La aplicación de una técnica poco honesta produce el cinismo y una actitud defensiva.

Compartir un ambiente de trabajo que fomente positivismo y compasión, en la cual se modele que hay vulnerabilidad y autenticidad. Compartir sentimientos y temores, que les lleve hablar de lo que es verdadero.

 Es sorprendente ver las ideas y la energía que surgen por decirle a la gente la verdad. Puntear hacia esta unidad colectiva. Se debe de ser capaz de unir y hacer para avanzar las cosas.

Los líderes que quieran obtener resultados deben por lo tanto prestar más atención a la importancia de realizar una crítica, de la creación de ambientes de trabajo psicológicamente seguros, haciendo hincapié en la comunicación positiva y auténtica. Puede ser a la vez sincera y solidaria.

Fuente:

https://hbr.org/2016/05/happy-workplaces-can-also-be-candid-workplaces