Hoy Audrey Tang no es sólo la primera persona transgénero que ocupa un puesto en el gobierno de Taiwán, también es la más joven que haya llegado a ministro.

  • Su ejemplo es la prueba de que, como escribió Antonio Machado, los jóvenes deben hacer política porque, “si no, la política se hará sin vosotros”.

No hay muchos superdotados en la política

Audrey Tang, la ministra digital de Taiwán, es una de esas personas. Tang posee un cociente intelectual de 180 -sólo el 0,00002% de la población alcanza esa puntuación en los test clásicos que miden el -CI- y es una destacada activista social en su país. Esto no es una afirmación prejuiciosa, sino una evidencia estadística.

Los superdotados -o con “altas capacidades intelectuales”, expresión más utilizada en la actualidad- representan poco más del 14% de la población mundial.

La inteligencia superior de los talentos en la política

Hay pocos políticos superdotados, al igual que hay pocos periodistas, camareros, atletas o taxistas superdotados. Esta inteligencia superior a la media tampoco es garantía de éxito en lo profesional, ni justifica por sí sola que los individuos que la poseen deban ocupar determinados puestos de responsabilidad. Pero si a una inteligencia excepcional le sumamos una sensibilidad especial para captar las necesidades de la gente y capacidad para empatizar con ellas, no cabe duda de que esa persona puede hacer un gran aporte a la sociedad.

Una de las hackers más reconocidas se incorpora al gobierno

Cuando el primer ministro Lin Chuan la incorporó a su equipo de gobierno, Tang ya era una de las hackers más reconocidas del mundo por sus distintos aportes a la cultura del software libre.
Su biografía es apasionante, que resulta asombrosa por su precocidad y brillantez. Hija de exiliados políticos por participar en las protestas de Tiananmen contra el gobierno chino en 1989, a los seis años ya era capaz de leer a los clásicos en distintas lenguas y poco después, a los ocho, aprendió a programar de forma autodidacta con un libro y sin ordenador (dibujaba las teclas en un papel para hacer los ejercicios). Antes de llegar a la mayoría de edad ya había creado su primera empresa y con 19 años se trasladó a California para trabajar como consultora en Apple.

En un perfil publicado por el periódico Taipei Times el pasado mes de agosto, poco antes de que asumiera su cargo, el padre de Tang recordaba que desde niña había sido muy “sensible al dolor de los otros”, y por eso no le sorprendió su decisión de abandonar el mundo de la empresa para dedicarse al activismo.

Las protestas del Movimiento Girasol en marzo de 2014

Jóvenes estudiantes tomaron pacíficamente la sede de la asamblea legislativa, y cambiaron radicalmente la política de Taiwán. Audrey Tang, que ya era una luchadora reconocida por los derechos LGTBI, cambió de sexo cuando tenía 25 años y asegura que se debe juzgar a las personas por sus valores en lugar de por su apariencia. Participó activamente en las manifestaciones y asambleas ciudadanas. Tenía 33 años y ya había decidido dedicar todos sus esfuerzos a luchar por los derechos de la gente.

Justificó aquella decisión, inexplicable en un mundo tan competitivo donde el éxito económico lo es todo, diciendo:

“me salté la educación superior, trabajé 20 años y luego me retiré. Visto así no es tan loco”.

Sus ideas acerca de la transparencia y la confianza que un gobierno debe proyectar a la sociedad beben directamente de la cultura digital, y han conseguido llegar a muchos jóvenes en un país donde la brecha generacional parecía insalvable.

Fuente: http://one.elpais.com/la-ministra-hacker-ha-revolucionado-taiwan/