Los smartphones que las empresas dan a sus empleados han borrado la línea entre la jornada laboral y las horas de descanso.

  • Hay que desarrollar medidas preventivas para que los empleadores no tengan problemas con los empleados.

Al recibir correos electrónicos del jefe a las 8 de la noche no sólo se está perturbando la vida familiar, sino que también se están planteando cuestiones legales.

Este nuevo tipo de problemas se han presentado en forma creciente en Estados Unidos y en el mundo. Varias demandas recientes alegan que algunas compañías esperan que sus empleados extiendan su trabajo fuera de las horas laborales a través de los teléfonos inteligentes y otros dispositivos digitales sin cobrar por horas extras.

El número de demandas y opiniones jurídicas en EE.UU. es aún relativamente pequeño, pero los abogados establecen que:

  • Puede haber un cambio de actitud de los jueces a favor de los empleados.
  • Los cambios que se avecinan en las regulaciones laborales, tanto en el país norteamericano y en el mundo, podrían abrir la puerta a muchas más demandas.

El centro de investigación Pew establece que:

  • 44% de los usuarios de Internet hizo con regularidad tareas laborales fuera de su lugar de trabajo el año pasado, a menudo a través de tecnologías como los teléfonos inteligentes.
  • 50% de los trabajadores encuestados dijo que la tecnología digital les ayudaba a hacer mejor su trabajo.
  • 35% señaló que aumentó el número de horas de trabajo.

Los principios y objetivos de la tecnología y el Smartphone

  • La tecnología comenzó con los busca personas para casos de emergencia.
  • El asistente ejecutivo o el ingeniero de mantenimiento tenían uno y lo utilizaban poco. Ahora lo que sucede: “aquí está el smartphone y espero que lo revises”. 

La escasez de opiniones legales sobre el trabajo remoto

  • Con instrumentos tecnológicos hace que sea un terreno incierto.
  • Referencias a BlackBerrys y teléfonos inteligentes comenzaron a aparecer en las quejas laborales hace menos de una década.
  • La mayoría de esas referencias eran denuncias individuales a las que se les había negado el estatus de demandas colectivas. No sentaron precedente para acciones similares por parte de grandes grupos de trabajadores.
  • Los casos clasificados como acciones colectivas normalmente se arreglan fuera de los tribunales, dicen los abogados, porque es más barato para una empresa pagar salarios atrasados que enredarse en largas batallas judiciales.

El panorama legal en EE.UU. podrá estár cambiando el punto de vista laboral en el mundo

  • Esto permitiría la presentación de más demandas como la entablada en 2009 por vendedores de las tiendas de la empresa de telefonía celular T-Mobile USA Inc.
  • Los empleados dijeron que les habían dado BlackBerrys y otros dispositivos con la expectativa de que trabajaran entre 10 y 15 horas adicionales a la semana, contestando correos electrónicos y mensajes de texto de los clientes y otros empleados.
  • Los demandantes alegaron que T-Mobile los obligaba a repartir tarjetas de presentación con sus números de celular para que los clientes pudieran ponerse en contacto con ellos en todo momento.
  • En 2010, T-Mobile pagó una suma no revelada para resolver la demanda.

La política laboral siempre ha sido que si los empleados trabajan fuera de sus horas de trabajo normales, deben reportar ese tiempo en el sistema de T-Mobile y se les pagará por ello, afirmó una portavoz de la empresa.

  • El piso salarial de US$455 que tienen los empleados a la semana ha limitado la posibilidad de hacer reclamos similares, dicen los abogados.
  • De acuerdo con la Casa Blanca, hasta 88% de los trabajadores asalariados no pueden reclamar el pago de horas extras por estar abarcados por esa norma, en comparación con 35% en 1975, cuando el piso era de US$250 por semana.
  • El año pasado, el presidente Barack Obama ordenó al Departamento de Trabajo actualizar las regulaciones de horas extras, especialmente del piso salarial.

Los observadores esperan que las nuevas regulaciones eleven el piso salarial a cerca de US$50.000 al año. Un portavoz del Departamento de Trabajo se negó a comentar sobre el contenido de la propuesta.

Las personas que ganan US$30.000 o menos por lo general no están haciendo trabajos que les obligan a tener acceso remoto a su trabajo mediante computadoras y sistemas. Pero si se levanta el piso a US$55.000, incluirá a mucha gente que utiliza esas herramientas para el acceso remoto a su trabajo.

Abogados de empleadores dicen que los jueces también parecen estar tomando en serio las denuncias de trabajo a distancia no compensado y que recientemente se han mostrado más dispuestos a clasificar esas demandas como acciones colectivas. Anteriormente, los jueces tendían a fallar que el uso de dispositivos variaba demasiado entre trabajadores.

Ahora el trabajo se desarrolla en forma y con contenidos inteligentes

  • Actualmente todo el mundo tiene un teléfono inteligente y una gran cantidad de empleadores sugiere al menos tácitamente a sus empleados que estén disponibles 24/7, por lo que los tribunales van a estar un poco más dispuestos a ver esto como política empresarial.

En 2014, un juez permitió que algunos agentes de la policía de Chicago hicieran su reclamo en grupo después de que un sargento demandó a la ciudad alegando que el Departamento de Policía les había dado a él y a otros oficiales asistentes digitales personales, esperando que respondieran a las comunicaciones a lo largo de la noche y hasta las primeras horas de la mañana en sus días libres, según la denuncia.

  • Un portavoz de la ciudad dijo que hace mucho que los oficiales pueden solicitar remuneración por el trabajo extra.
  • El juicio está fijado para agosto.
  • A menos que las partes lleguen antes a un arreglo, la decisión del juez podría ayudar a establecer las reglas básicas acerca de las expectativas de los empleadores acerca de las horas extra.

En otro caso, instaladores de antenas satelitales demandaron a su empleador

  • Los empleados manifiestan que no les pagaba por el tiempo que pasaban llamando a la oficina de despacho o descargando de Internet las órdenes de trabajo del día.
  • El caso, presentado como acción colectiva, está avanzando en una corte federal en Maryland.
  • Incluso si el jefe no ordena a los trabajadores responder a un correo electrónico o realizar otras tareas durante las horas libres, los empleadores no son inmunes a demandas, dicen tanto abogados laboralistas como patronales. 

Las normas laborales para los EE.UU. y el mundo, mucho aprendizaje

  • Deben de establecer que los trabajadores cobren cuando los empleadores permiten que trabajen fuera de la jornada laboral.
  • Esto significa que una empresa puede ser responsable si los gerentes saben que un empleado está haciendo algún tipo de trabajo, algo fácil de determinar gracias a los registros de tiempo en el correo electrónico y otras comunicaciones digitales.

El tiempo fuera de la jornada

  • Los empleadores deberían prohibir el trabajo fuera de la jornada laboral y tomar medidas para hacer cumplir esas normas, o dejar de entregar smartphones y acceso remoto a los trabajadores, dice el abogado que representó a los trabajadores de T-Mobile.
  • Para reducir intromisiones nocturnas, los servidores no envían correos electrónicos corporativos a sus empleados no gerenciales entre las 6:15 p.m. y las 7 a.m.
  • Pero hay pocas probabilidades de que este tipo de políticas se adopten ampliamente en EE.UU., donde incluso a los bufetes de abogados que persiguen estos casos les resulta difícil hacer cumplir las reglas.

Disciplinamos a los empleados por trabajar fuera de la jornada laboral, dicen las políticas de su empresa.

Nosotros les pagamos y les pagamos horas extras.

Pero ¿quiénes son esos empleados? Son los mejores empleados, los que quieren que el trabajo esté bien hecho pues los empleados regulares no están contestando el teléfono un domingo a las 9:30 de la noche.

FUENTE: http://lat.wsj.com/articles/SB11493167584250354907304580653472931010254?tesla=y