La concentración de innovaciones científicas y técnicas ha dado lugar a una nueva revolución industrial.

Características de las revoluciones industriales

La primera revolución industrial
Innovaciones mecánicas como la máquina de vapor o el ferrocarril.

Ferrocarril

La segunda revolución industrial
La producción en masa a través de la electrificación.

Technicon, fabricación

La tercera revolución industrial
Se popularizan las computadores e Internet.

computadoras

La cuarta revolución industrial

Representada por la conectividad de los dispositivos, las comunicaciones móviles, las redes sociales y la inteligencia artificial. Las barreras entre el mundo físico y el digital son más confusas y el consumidor está siempre conectado.

I. Sus rasgos particulares

Nace la ley Exponencial, que da paso a la disrupción actual, trata de una revolución principalmente en el ámbito de la información.

Los datos son el ingrediente esencial de las empresas y de la economía. Esa es la diferencia, que no es un proyecto, proceso o innovación tecnológica simple.

Su gestación es desde hace años, primero con la informatización de procesos y después con Internet.

Los avances tecnológicos se democratizan y son a nivel global poderosos y en muchos aspectos aún inciertos, sobre quién ganará en cada sector, con qué tecnologías y avances.

II. Nuevos ejes en la economía colaborativa

Desplazan la oferta a la demanda. Los consumidores han tomado el mando en las relaciones comerciales.

Cambio sociológico, casi cultural, otra forma de mostrar un determinado estatus, es con la posesión de objetos materiales.

Junto con desarrollo tecnológico de plataformas digitales, que ponen en contacto a los consumidores, fenómenos de esta economía.

Los expertos prevén que los ingresos apenas supera los 15.000 millones de dólares a 335.000 millones en 2025.

El intercambio entre particulares de bienes y servicios, están superando a las empresas tradicionales en sectores como el turismo, transporte, ocio, finanzas o música.

Airbnb, por ejemplo, oferta tres veces más camas que el mayor de los grupos hoteleros.

Uber se ha convertido en solo cinco años de vida en la mayor red transporte del mundo.

III. Aplicación en más áreas de negocios.

Material deportivo, joyería, sector textil o del calzado.

Estos negocios reciben más financiación capital riesgo, para empresas en su fase inicial que cualquier otra actividad, superando a las redes sociales en los últimos años.

Desde 2009 han captado financiación por valor de 23.000 millones.

Crisis en distintos sectores

En sectores financieros, auge del Banco Mundial estima que moverá 90.000 millones en 2020 y el desarrollo de las fintech, empresas tecnológicas que ofrecen servicios financieros, meten presión a los bancos de toda la vida.

La combinación de diferentes factores están generando una ruptura en la cadena de valor.

El cambio de cultura requiere de humildad.

La inversión en nuevas tecnologías del sector financiero, ha crecido de manera exponencial en los últimos años, pasando de 1.800 millones de dólares en 2010 a 19.000 millones en 2015. Concentrado de momento en el área de pagos.

Especulación de extinción de los bancos, ahora solo un 1% de los ingresos en banca de consumo ha migrado hacia modelos digitales.

Compañías fintech tienen ventaja en todo lo relacionado con la innovación, los bancos tradicionales todavía tienen a su favor su escala.

Millones en 2020

El sector automovilístico

Hay una profunda transformación por los avances tecnológicos. Barclays calcula que la demanda de coches podría caer hasta en un 40% a medio plazo.

Muchos jóvenes no necesitan coche, el vehículo compartido puede sustituir a ocho coches individuales.

El concepto de movilidad a demanda, donde el uso del vehículo entre varias personas y la conducción automática, ya están poniendo a prueba a la industria al romper la cadena de valor.

Mortalidad empresarial y sus 2 factores de impacto

I. La disrupción tecnológica primer impacto visible a la longevidad media de las empresas, se ha dividido por tres en los últimos 50 años.

Cada vez es más breve el liderazgo de una compañía en la clasificación global de beneficios o de ventas, como consecuencia del acortamiento en los ciclos de innovación.

Una empresa que no asuma su transformación profunda y permanente, como la herramienta fundamental para asegurar su competitividad ante la globalización de los mercados, no podrá mantener su posición de liderazgo.

II. Las compañías tradicionales y sus dos tipos de reacciones ante la amenaza de los nuevos competidores digitales.

Presiona a los gobiernos para que impongan barreras de entrada, desalienta la innovación. Las normas nunca han solucionado nada en momentos de cambio, salvo aquellas que han servido para garantizar la salud y las condiciones de vida de los trabajadores.

Unirse al enemigo sino se puede con él, es decir, comprar startups que en un futuro pueden hacerles sombra. “Habrá fusiones, adquisiciones, joint ventures.

III. La transformación digital que vivimos podría ser comparada con la transición de una sociedad agraria a una sociedad industrial.

Economía mundial atraviesa un momento donde la mayor parte de los países sufren un exceso de endeudamiento.

Solución para aumentar el ritmo de crecimiento y así reducir el monto de la deuda en relación con el PIB.

La otra solución pasaría por generar inflación. Sin embargo, muchas de las innovaciones que se están implantando son altamente desinflacionistas.

Los objetivos de precios se popularizaron en los años 70, después de la crisis petrolera para dar a los agentes económicos alguna certidumbre.

Muchos bancos centrales tienen como mandato situar la inflación por debajo del 2%, pero debemos plantearnos si estos objetivos siguen siendo relevantes.

IV. La economía mundial en fase de estancamiento secular

Características bajo crecimiento y débil incremento de los precios, las innovaciones desarrolladas no tienen el mismo poder de generarlo de anteriores avances tecnológicos, como la máquina de vapor o la automoción.

Parece que no se han producido cambios suficientes para hablar de una revolución económica clásica, con aumento del empleo y grandes expansiones.

Cambio cualitativo producirá efectos en cada industria conforme la tecnología se imponga y se adopte. Economías avanzadas muchos ciudadanos se enfrentan a una pérdida de calidad en su empleo y a más desigualdades. Ajuste no sencillo.

El empleo la variable que más se está poniendo a prueba con la concatenación de avances tecnológicos.

Las innovaciones generarán una demanda de profesionales en nuevos campos, pero desarrollos como la robotización o la inteligencia artificial tienen un impacto evidente en aquellas industrias más intensivas en mano de obra.

La tecnología debe entenderse como un motor de crecimiento. En términos de empleo, por ejemplo, la innovación no puede concebirse como una amenaza.

Las nuevas herramientas digitales pueden suplantar a los trabajos más mecánicos, pero esta transformación hará necesarios nuevos perfiles profesionales con otras cualificaciones.