El 20 de enero ser reunió la élite mundial en Davos para llevar a cabo el “Foro Económico Mundial” que tuvo como tema central la cuarta revolución industrial.

Las primeras tres revoluciones industriales

La primera

  • Trajo consigo la producción mecánica a través de la máquina de vapor a finales del siglo XVIII.

La segunda

  • Modifica transversalmente el mundo un siglo después, con la electricidad, la división del trabajo, y se genera la producción en masa.

La tercera

  • Está marcada por el auge de la electrónica y la tecnología de la información, propició para 1969 la existencia de una producción automatizada.

La cuarta revolución industrial

Girará en torno a los sistemas ciberfísicos (CPS en sus siglas en inglés).

  • Sistemas que integrarán lo físico, lo digital y lo humano en una convergencia con un potencial que se estima casi ilimitado.

Sus tres pilares elementales

  •      El auge de la llamada tecnosfera. Herencia de la tercera revolución industrial, parece claro que de verdad el software se está “comiendo el mundo”.
  • El Internet de las cosas, por lo que la intervención humana en las comunicaciones entre dispositivos se limitaría a cuestiones de mantenimiento.
  • La culminación del proceso continuo que se iniciará en la tercera revolución industrial y por el cual nuestros cuerpos se funden con la tecnología, consecuentemente adaptándose a ella.

Esta revolución será más grande que cualquier cosa que el mundo haya visto antes. Se dice que será un tsunami en comparación con sucesos anteriores.

  • Será más perjudicial.
  •      Será la más interconectada pues se llevará a cabo “dentro de un ecosistema complejo”.

¿Qué debe tomar en cuenta RH ante esta revolución?

Un reflejo de modernidad laboral es la creación de empresas inteligentes.

  • Las personas todavía deben ser el foco. Los robots no sustituyen a los trabajadores, sino que trabajan junto a ellos.
  • Habrá trabajadores más entrenados en la fábrica, ingenieros formados específicamente o gente que maneje exoesqueletos.
  • Cuando una de las máquinas se funde, un trabajador se pone las gafas que señalan en su visor cada uno de los pasos que tiene que tomar para arreglarlo. Qué cable debe cortar o qué tornillo desatornillar. “No hay problemas de lenguaje y colaboran entre ellos”.
  • Se desarrollarán fábricas inteligentes  que también se amolden a sus necesidades.
  • Con ello los trabajadores solo serían sustituidos con “un robot de emergencia” cuando alguien se fuera de vacaciones, por ejemplo. No habrá empleado sustituto, pero tampoco se les despedirá.
  • Los trabajadores podrán, además, trabajar mucho más allá de su vejez. “El envejecimiento de la sociedad es uno de nuestros problemas. Esto abre la oportunidad a una jubilación más tardía”.
  • Este nuevo modelo dará respuesta a la falta de trabajadores especializados, la variabilidad de la producción, la personalización masiva o la volatilidad de los mercados.
  • La empresa inteligente se adapta constantemente. En cada producto, crea un material personalizado.

No solo va a cambiar lo que los empleados hacen en los entornos productivos, esto va a llevar también a cambiar lo que son. La fusión entre inteligencia artificial y personas trabajando será un nuevo desafío para todos los gestores de talento.

Fuentes:

http://www.centrodeinnovacionbbva.com/noticias/las-puertas-de-la-cuarta-revolucion-industrial

http://www.economist.com/news/books-and-arts/21685437-why-economic-growth-soared-america-early-20th-century-and-why-it-wont-be

http://economia.elpais.com/economia/2014/07/04/actualidad/1404496652_478136.html