Mark Zuckerberg dice que su misión es conectar a miles de millones de personas más a Internet. 

  • ​Sin embargo, los operadores de telecomunicaciones que construyen redes en muchas partes del mundo están casi igual de convencidos de que Facebook  es un problema.

Gigantes de Internet como Facebook y Google Inc.,  acusan, están lucrando a costa de ellos. Las empresas de tecnología ofrecen aplicaciones que permiten a los usuarios de telefonía celular saltarse a los operadores de redes para hacer llamadas telefónicas y enviar mensajes de texto gratuitos y, a su vez, obtener ganancias de publicidad por el tráfico que generan. Esto, denuncian los operadores, trastorna la economía que hace viable invertir en la infraestructura de Internet.

“Mark Zuckerberg es como el tipo que llega a tu fiesta y se toma tu champán y besa a la chica que te gusta y que encima no trae nada”, dijo Denis O’Brien, presidente de la junta directiva de Digicel Group,un operador celular en 33 países de América Latina, el Caribe y otras regiones. Google, añadió, gana “miles de millones de dólares en publicidad y no pagan ni un centavo. Es el modelo de negocios más extraordinario de la historia moderna”.

mark

Mark Zuckerberg, presidente ejecutivo de Facebook Inc. Bloomberg News

Las tensiones recrudecerán esta semana cuando las compañías de Internet se encuentren con los operadores en Barcelona para la principal conferencia de la industria del año. Zuckerberg participará de una de las discusiones centrales el lunes con tres operadores sobre los retos de la expansión del acceso.

Facebook dice que ha hecho un gran esfuerzo para trabajar con los operadores para encontrar maneras de que ambas partes obtengan ganancias. Hace un año, el fundador de Facebook organizó una cena en Barcelona con ejecutivos de telecomunicaciones, una de varias medidas que, en opinión de O’Brien y otros operadores, han ayudado a aliviar la tensión.

Google dice que desarrolla tecnologías que facilitarán el acceso a Internet, como globos de aire caliente. Una vocera de Google también destacó un informe de Analysis Mason que muestra que las empresas de Internet del mundo gastarán US$35.000 millones al año en infraestructura, incluyendo cables submarinos.

La tensión entre empresas de Internet y la industria de las telecomunicaciones no se limita a los márgenes del mundo conectado. Los operadores europeos se quejan a menudo de que empresas como Google se aprovechan de la situación. La semana pasada los operadores perdieron una batalla de alto perfil sobre neutralidad de la red en Estados Unidos cuando la Comisión Federal de Comunicaciones decidió reclasificar sus redes de Internet como servicios públicos.

El tema es más delicado en los países en desarrollo, donde los operadores obtienen menos ganancias del uso de Internet inalámbrico y siguen dependiendo considerablemente de los ingresos de servicios de voz y texto.

Facebook señala que puede ayudar a más personas a conectarse a Internet sin más infraestructura. Más de 90% de la población global ya reside dentro del área de cobertura de alguna señal de Internet, pero apenas cerca de un tercio de esas personas realmente usa la tecnología, porque no entiende su valor, según Facebook. La empresa agrega que la mejor manera de demostrarles ese valor es que los operadores celulares dejen a sus suscriptores conectarse gratuitamente a Facebook.

Facebook ha conseguido varios acuerdos de ese tipo en los últimos cinco años. Otras firmas, desde Twitter Inc.  a Spotify AB, han hecho lo mismo con la esperanza de que sus aplicaciones estén al alcance de más personas sin que los usuarios tengan que pagar a sus proveedores de telefonía por el servicio de datos.

Los acuerdos son particularmente importantes para el futuro de Silicon Valley en el mundo en desarrollo. Compañías como Facebook esperan expandir sus negocios a miles de millones de usuarios de Internet en la próxima década. El problema es que la tasa de crecimiento de internautas a nivel mundial parece estar desacelerándose.

Hace cinco años, Facebook les pidió a las empresas de telecomunicaciones que ofrecieran Facebook Zero, una versión de su sitio que requiere menos datos. Millicom International Cellular SA,  una de las primeras en apuntarse, califica la alianza como un éxito, aunque reconoce que ha sido una experiencia de aprendizaje.

Tigo, el operador de Millicom en Paraguay, ofreció acceso gratuito a Facebook durante seis meses en 2013 y aumentó la cantidad de suscriptores de banda ancha en 30%. Cuatro de cada 10 usuarios nuevos pagaron por el servicio de Internet cuando acabó la promoción, dice Mario Zanotti, quien está al frente del operador en América Latina. “Aún hay mucha gente que nunca ha experimentado Internet”, señala. No obstante, la cantidad de nuevos abonados alcanzó un máximo después de tres o cuatro meses. “Se llega a cierto punto en el que la penetración no sube más”, asevera Zanotti.

Reconociendo que Facebook Zero no generaba suficientes ingresos a los operadores, la red social cambió su estrategia el año pasado con la creación de una aplicación con más funciones, como acceso a noticias y el pronóstico del tiempo, y desarrolló sistemas que facilitan la compra de datos. La iniciativa, llamada Internet.org, es ofrecida por operadores de seis países: Colombia, Ghana, India, Kenia, Tanzania y Zambia.

Google y Facebook han explorado tecnologías para llevar conexiones de Internet a lugares remotos, como el uso de globos aerostáticos o satélites. Sin embargo, los proyectos tardarán años en volverse realidad.

Nasser Marafih, presidente ejecutivo de Ooredoo Group, un operador de Medio Oriente, África del Norte y el sudeste asiático, dice que si las empresas de Internet no empiezan a pagarles directamente a los proveedores, la inversión en infraestructura llegará a un techo.

“La pregunta es quién va a construir esa infraestructura”, dijo Marafih en una entrevista en septiembre. “Nosostros construimos la red y desafortunadamente ha sido utilizada por empresas de Internet que no comparten los ingresos”.

Publicado en The Wall Street Journal