La STPS informó que las empresas que contraten a personas con discapacidad podrán deducir hasta 100% el ISR de los ingresos de estos trabajadores y de la inversión en adaptaciones que realicen a sus instalaciones para facilitar su acceso y uso.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) informó que las empresas que contraten a personas con discapacidad podrán deducir hasta 100% el Impuesto Sobre la Renta (ISR) de los ingresos de estos trabajadores y de la inversión en adaptaciones que realicen a sus instalaciones para facilitar su acceso y uso.

En un comunicado, la dependencia destacó que el marco del Compromiso de Gobierno 088 (CG-088) es fortalecer y difundir los beneficios e incentivos con los que cuentan las empresas al contratar personas con discapacidad. Los patrones que empleen a personas que padezcan discapacidad motriz, mental, auditiva y de lenguaje, en 80% o más de la capacidad normal o tratándose de invidentes, podrán deducir 100% del ISR retenido de estos trabajadores.

En todos los casos, los beneficios fiscales procederán siempre que el patrón asegure a sus trabajadores, pague las contribuciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y obtenga el certificado de discapacidad del trabajador.

La legislación mexicana establece que las empresas podrán deducir, en su totalidad, las inversiones que realicen a sus instalaciones para facilitar a las personas con discapacidad, el acceso y uso de las instalaciones del contribuyente.

Otro de los beneficios es que las personas físicas con discapacidad estarán exentos del impuesto a la importación de vehículos especiales o adaptados, así como las personas morales no contribuyentes autorizadas para recibir donativos deducibles en el ISR que tengan como actividad la atención de personas con discapacidad.

Existe, de igual forma, un subsidio de hasta 50% para el pago de las cuotas obrero patronales al IMSS a los contribuyentes que tributen en el Régimen de Incorporación Fiscal del ISR (RIF) y sus trabajadores.

Publicado en El Economista