Madres tranquilas y exitosas, gracias a los padres que se quedan en casa

Cada vez son más los hombres mexicanos que se vuelven responsables de la administración del hogar y la educación de los hijos

Cada vez es más común escuchar pláticas en las que las mujeres hablan del apoyo de sus parejas al quedarse en casa mientras ellas se desempeñan profesionalmente.  Aunque las mexicanas dedican 23.6% de su tiempo a las labores domésticas y los hombres el 7.3%, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), los roles tradicionales de género están cambiando.

“Culturalmente estamos acostumbrados a delimitar el rol de la mujer y el rol del hombre. No obstante, esta situación se ha modificado y hoy es muy común ver a mujeres incursionando en actividades que hasta hace poco estaban asociadas con el hombre y viceversa”, dice la psicóloga Mariana Vergara Aldana, miembro de la Sociedad Psicoanalítica de México.

Aunque en México el tema de los padres varones dedicados de tiempo completo a las tareas del hogar y la educación de sus hijos apenas empieza a tocarse, en Estados Unidos el término SAHD (padres que se quedan en casa, por sus siglas en inglés) “es una tendencia que toma relevancia en todo el mundo”, de acuerdo con Gary Barker, director de Género, Violencia y Derechos del International Center for Researh on Woman en Washington.

Algunas de las características que reúnen los padres que juegan este rol son la seguridad y confianza en sí mismos, estabilidad emocional, indiferencia frente a las opiniones de los demás, disposición de apoyar a la pareja y capacidad para demostrar afecto. Mientras tanto, las madres se concentran en su carrera con la tranquilidad de que los hijos están con sus padres, lo que las ayuda a ser exitosas.

Para Vergara la pareja debe llegar a acuerdos basados en la “solidez, estabilidad, confianza, respeto, comunicación, comprensión, capacidad de ponerse en el lugar del otro, igualdad y admiración por el otro” para poder funcionar en los nuevos roles.

Publicado en CNN México