Technicon presenta
El teletrabajo hará más grande la brecha digital
El futuro del trabajo estará en el trabajo a distancia bajo una plantilla de agentes libres.

Cada vez, más empresas están utilizando o permitiendo una mayor libertad en el teletrabajo. Están usando contratistas independientes que no tienen que estar presentes pues pueden realizar el trabajo de forma digital. Un paso que mejorará la vida y la productividad para un gran número de personas.

Pero seamos sinceros, no todos los trabajos se pueden contratar a distancia, además de que, según la afirmación de algunos, se trata de una brecha digital que está dejando a un segmento de trabajadores atrás.

No se puede limpiar la alfombra a distancia.

Sólo hay algunos trabajos que no pueden ser a distancia.

La pintura de las paredes, la limpieza de la planta de oficinas, apagar el fuego, detener a los criminales, arreglar el aire acondicionado o la calefacción rota, o desatascar los baños, son tareas que no se pueden realizar a través de Internet. Mucha gente piensa que trabajos como los centros de llamadas u operaciones de banca no se pueden realizar a distancia, pero eso no es correcto, sólo se necesita creatividad.

Una aerolínea puede tener a los operadores del centro de llamadas trabajando desde sus hogares.

Aun así, alguien todavía tiene que estar presente en aquellos puestos de trabajo que requieran interacción de persona a persona.

Amazon está demostrando que no es necesario una tienda al por menor para vender productos.

Incluso si se “robotizan” los puestos de trabajo, los robots todavía tendrán que aparecer.

¿Quién dejó de hacer esos trabajos?

Las personas que dejaron de hacer estos trabajos y se han movido al trabajo a distancia son, en mayor cantidad, obreros, trabajadores mal pagados con poca educación. Todo esto debido a los crecientes costos de tiempo y dinero durante el trayecto.

¿Dañar a la economía final?

Lo que es malo para estos trabajadores de menores ingresos también es malo para la economía de las ciudades en las que trabajan.

Si una ciudad no puede proporcionar casas a sus enfermeras, maestros, trabajadores en las tiendas, o limpiadores, con el tiempo ahogará su propio desarrollo económico.

Eso será sin duda una mala noticia.

¿Cómo resolver este dilema?

Una sugerencia para resolver este dilema es proporcionar subsidios para aquellos trabajadores que no puedan laborar sobre una base de teletrabajo. Ayudando a compensar el costo de sus desplazamientos aliviaría parte de la carga. Eso, sin embargo, no aliviará la necesidad de viajar a la realidad del trabajo, lo cual lleva tiempo. Desafortunadamente a ello no se tiene alguna respuesta.

Se está creando otra división de clase de trabajador, a distancia o en oficina, que un día puede desbordarse en situaciones difíciles.

RH tiene que ser consciente de cómo estamos afectando a nuestras culturas y fuerzas de trabajo cuando se expanden los esfuerzos de teletrabajo.