El incremento que ha registrado el precio del dólar hará que la industria exportadora registre un crecimiento de doble dígito este año

El incremento que ha registrado el precio del dólar hará que la industria exportadora registre un crecimiento de doble dígito este año aseguró Julio Rodríguez, vicepresidente de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

No todas las empresas son perjudicadas por el aumento de esta moneda, las ganadoras con este fenómeno son las exportadoras tanto de productos primarios como manufacturados porque aunque éstos últimos realizan la compra de insumos en dólares, sus ventas también las lleva a cabo en esta divisa”.

Indicó que el ascenso de la industria hacia final de año podría estar por encima del 10%, cantidad con la que se generarán una importante cantidad de empleos directos formales.

El mejor desempeño lo registrará el sector automotriz, que es el que se lleva la joya de la corona, así como el aeroespacial, electrónico, eléctrico y biomédico. Sin embargo, también el agrícola registrará buenos resultados”, dijo.

En entrevista con Excélsior refirió que las perspectivas de crecimiento para las empresas exportadoras mexicanas son tan positivas debido a que se beneficiarán de la economía estadunidense, el cual se estima en más de 3% este año.

Esta es una industria totalmente ligada a lo que pasa en Estados Unidos, sus perspectivas de crecimiento económico son muy positivas para nosotros debido a que la demanda de productos primarios así como de bienes manufacturados se detonará”.

Las campeonas

Hasta el inicio de marzo un total de 3,120 Empresas Manufactureras, Maquiladoras y de Servicios de Exportación (IMMEX) estaban certificadas para exentar el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) de un universo de 6,700.

Estas empresas son las que más ganan con el incremento del precio del dólar debido a que pueden despreocuparse por estos impuestos”, agregó.

Puntualizó que desde enero pasado, las autoridades tributarias iniciaron el cobro de estos impuestos a las empresas que no se certificaron como lo establece la Reforma Fiscal, las cuales representan casi el 50% del total.

Las unidades económicas que no han conseguido certificarse tienen que realizar el pago de los impuestos, lo que impacta su competitividad pues se trata de un aumento de costos”, explicó.

Destacó que las empresas certificadas realizan 90% de las operaciones de exportación, por lo que la mayor parte de las que quedaron fuera son de pequeño y mediano tamaño.

Los proveedores del sector automotriz y aeroespacial se certificaron, pero la afectación de esta reforma recayó sobre las empresas naciones de menor tamaño, las cuales carecen del personal especializado para llevar a cabo este tipo de trámites, el software necesario así como de recursos económicos para acceder a ellos”, finalizó

Leer nota artículo completo en http://www.dineroenimagen.com/2015-03-12/52308