Banqueros de inversión junior, graduados de la universidad apenas el año pasado, reciben ofertas de empleo que iniciarían hasta mediados del próximo año

Son apenas veinteañeros, pero algunos de los banqueros jóvenes de Wall Street son los financieros más solicitados que hay, y se les quiere atraer con lucrativos paquetes de compensación.

Los banqueros de inversión junior, graduados de la universidad apenas el año pasado, están siendo cortejados alocadamente por empresas de títulos privados como Apollo Global Management, el Grupo Blackstone, Bain Capital y el Grupo Carlyle, en una escaramuza que se inició el pasado fin de semana. Después de entrevistas de trabajo continuas, muchos de ellos están recibiendo ofertas de empleo que no iniciarían sino hasta mediados de 2016.

Este proceso se ha convertido en un rito anual para las empresas de títulos privados, que recaban dinero de inversionistas (como los fondos de pensión) para comprar compañías completas. Pero esto se ha vuelto más frenético desde la crisis financiera y este año empezó algunas semanas antes de lo que esperaban los observadores de la industria. Por miedo a perder el mejor talento que se adquiere en los bancos de inversión, los gigantes de los títulos privados han convertido en una mercancía codiciada a los trabajadores de Wall Street que acaban de empezar.

“Es como si fueran estrellas del deporte”, afirma Adam Zoia, director general de la empresa de contratación Glocap Search, que ayuda a empresas de títulos privados a contratar trabajadores jóvenes.

“La ironía es que son profesionistas con seis o siete meses de haber salido de la universidad. Es difícil imaginar que alguien pueda decir si uno de ellos es una estrella o no.”

Para los banqueros jóvenes, que son llamados analistas, la competencia de contratación es un paso importante en su camino a convertirse en magnates de Wall Street, que puede significar un paquete de compensación millonario. Estos empleados, egresados de los colegios de élite, generalmente esperan pasar dos años en un banco de inversión, aprendiendo lo básico de las finanzas corporativas, para después irse a una empresa de títulos privados, donde pueden aplicar sus conocimientos para realizar inversiones. Esa trayectoria profesional los hace candidatos de primera para una escuela de administración de élite o algo con una recompensa financiera aún mayor.

Publicado en Dinero en Imagen