Una encuesta realizada por Robert Half International reveló que 91% de los ejecutivos cree que el humor es importante para la vida profesional. Mientras que el 84% cree que las personas con un buen sentido del humor hacen un mejor trabajo.

Y otro estudio realizado por el instituto Bell Leadership encontró que los dos rasgos más deseables de los líderes son una fuerte ética y un buen sentido del humor. Pues, cuando se trata de liderazgo en tiempos difíciles, el sentido del humor está a la altura con el pensamiento estratégico y las habilidades de comunicación.

Bell Leadership encuestó a cerca de 2 mil 700 empleados en una amplia variedad de lugares de trabajo durante un período de dos años. Y, cuando les pidió a los empleados describir las fortalezas de sus colegas, “sentido del humor” y “ética de trabajo” fueron las frases más mencionadas.

“El humor es una herramienta vital del liderazgo”, dice el doctor Gerald D. Bell, fundador y CEO del instituto. “La gente está acostumbrada a asociar la risa con la mejor medicina, pero, a menudo, se sorprenden de que el “sentido del humor” sea la frase que más se asocia con los mejores líderes”.

Los hallazgos del estudio muestran que la gente aprecia a los líderes que se divierten y trabajan duro para realizar su labores. “Los que pueden combinar una fuerte ética de trabajo y un sentido del humor tienen ventaja de liderazgo en sus organizaciones”, dice Bell.

El estudio también observó las formas específicas en que los altos directivos utilizan el humor para mejorar el rendimiento. Los líderes más eficaces lo utilizan para despertar el entusiasmo de la gente, entregar un mensaje sincero de una manera digerible, impulsar la productividad, poner a la gente a gusto y ver el lado positivo de una situación.

Por otro lado, los líderes menos eficaces, usan el sentido del humor de una forma negativa: para humillar a la gente o distraer a sus equipos.