China ya no es un sitio tan atractivo en el que invertir. ¿Pasará lo mismo en México?

n46Desde que se abrió al mundo en 2001, el gigante asiático ha sido uno de los principales destinos donde las empresas extranjeras han establecido sus fábricas, atraídas por unos costes laborales escandalosamente bajos y en general por unas leyes que han permitido casi todo lo que no se permitía en los países de origen. Sin embargo, muchas de estas ventajas son ya de otra época. Al cierre de 2012, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, el salario medio anual de la población urbana fue de 46.769 yuanes (unos 5.870 euros), una cifra que sigue lejos de los estándares occidentales, pero que se ha doblado prácticamente en solamente cinco años. Y esto, junto a la ralentización de la segunda economía mundial, hace caer los márgenes empresariales, decisivos a la hora de determinar dónde hay que producir.

Una encuesta reciente de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China muestra que, por primera vez en la historia, los márgenes de beneficio de más de la mitad de las empresas europeas que operan en China fueron menores que los promedios globales de sus compañías. Dos tercios de ellas añadieron que se ha vuelto más difícil hacer negocios en los últimos dos años por la creciente competencia en un mercado cuyo acceso no es “igual para todos”, explican, en referencia a los privilegios que aún gozan las empresas estatales. No es extraño, pues, que la mitad de la muestra considere que se ha acabado la edad de oro de invertir en China. “Las empresas ya miran a otros países asiáticos, como Indonesia o Malasia, y hasta algunas vuelven cerca de casa por razones logísticas”, explica el presidente de la institución, el alemán Jörg Wuttke, y añade que China “sigue estando entre los tres lugares preferidos para invertir, pero ha perdido su liderazgo indiscutible de antaño”.

La ralentización económica reduce los márgenes de las filiales occidentales

No parece una tendencia solamente de índole europea. Los datos del Ministerio de Comercio chino muestran que la inversión financiera directa global ha caído un 1,8% en lo que va de año, algo que el portavoz del organismo, Shen Danyang, reconoce que se debe a “la desaparición de las ventajas del pasado, como los costes bajos”, pero que también atribuye a “tendencias temporales”, como la débil recuperación de la economía global o las fluctuaciones de la tasa de cambio de la moneda. Ante los cambios de China, los inversores también modifican sus criterios: mientras que antes era el lugar perfecto para producir, ahora la mayoría del capital foráneo se dirige al sector servicios, en el que se vislumbra un fuerte crecimiento por el continuo crecimiento del poder adquisitivo de los chinos. Paradójicamente, recuerda Wuttke, “estas áreas son las que aún cuentan con más restricciones para las compañías extranjeras”.

Pero sin duda alguna el mayor cambio es el papel de China como lugar de origen de las inversiones. Las autoridades calculan que el año que viene el valor de la inversión del gigante asiático al exterior superará, por primera vez, al capital entrante, algo inédito que pone de relieve la creciente influencia china como potencia inversora en el mundo. En 2013, Pekín invirtió 90.200 millones de dólares fuera de sus fronteras, un 16,8% más que en 2012, y se sitúa ya como el tercer país emisor tras Estados Unidos y Japón. Si bien la mayoría de las inversiones son en ámbitos como el energético o la construcción de infraestructuras, empresas de otros sectores como Huawei, Lenovo o ZTE son cada vez más conocidas en Occidente.

Tradicionalmente, el patrón de crecimiento de China la ha llevado a invertir en países y regiones con abundantes recursos naturales (Canadá, Australia) y que no ofrecieran resistencia cultural o política a su capital (África, Latinoamérica), pero ahora las grandes empresas chinas salen al exterior a por ofertas atractivas en Estados Unidos y Europa.

Fuente: El País