Sus numerosas ramas de estudio dentro de la IA, incluyen:

  • La robótica, la percepción por computadora (visión, reconocimiento del habla, etcétera).
  • Aprendizaje automático, la planificación, el razonamiento, la representación del conocimiento, el procesamiento del lenguaje natural, las ciencias sociales computacionales.

La IA ya impregna y enriquece nuestra vida cotidiana, pero ¿dónde se esconde?

SmarthponeEn el teléfono móvil finalmente empieza a merecer el nombre de Smartphone (inteligente) ya que nuestra relación con él, gracias a la IA, es cada vez es más natural y sofisticada. ¿Eres adicto a tu smartphone?

El móvil nos dice “dónde hay un lugar que estemos buscando”, las decenas de años de investigación: nos lleva a un sistema de reconocimiento de habla para convertir el sonido en palabras escritas, un sistema de procesamiento del lenguaje natural para interpretar dichas palabras, algoritmos de búsqueda de información y procesamiento de información geográfica para identificar algo que se desea localizar. Conoce como la IA revolucionará el mundo laboral.

Nuestros móviles se merecen cada vez el calificativo ‘Smart’, gracias a la inteligencia artificial

Hacer fotos o grabamos vídeos con nuestro móvil, entran en acción algoritmos de procesamiento de la imagen y de vídeo (ambas dentro de la IA), así como detectar caras automáticamente.

Los juegos de entretenimiento tanto en el móvil como en consolas y ordenadores utilizan técnicas de IA que dotan a sus personajes e historias, de la complejidad precisa en cada momento para captar nuestra atención y mantener nuestro interés durante el máximo tiempo posible.

Nuestro acceso a Internet depende también de la IA

Tuit

Cada segundo se generan más de
7000 Tuits

Se hacen más de
50,000 Búsquedas en Google

Se envían más de
2.5 Millones de mails

No seriamos capaces de encontrar contenidos (fotos, vídeos, y páginas de web) relevantes en este inmenso océano de datos, sin los algoritmos de inteligencia artificial que permiten analizarlos, así como estimar nuestras necesidades e intereses. Nuestras interacciones en las redes sociales también están mediadas por la IA: los posts que vemos en Facebook o en Twitter dependen de nuestro comportamiento pasado, modelado por sistemas de IA. Conoce el perfil latinoamericano en redes sociales.

La inteligencia artificial, permite a los teléfonos móviles, el procesar miles de datos para responder a preguntas sencillas como:

¿Dónde hay un restaurante de sushi? ¿Como hacer las compras online?

AlgoritmosAlgoritmos de personalización y recomendación (un área también de la IA) que reconocen nuestros intereses y nuestros gustos en base a compras pasadas, y nos recomiendan productos que consideran serán de nuestro interés. Este segmento de información permitirá a los reclutadores de talento segmentar a los perfiles de los talentos con base en los requerimientos adecuados.

Se estima que como mínimo un 35% de los ingresos de Amazon son gracias a esas recomendaciones.

También son un elemento fundamental en servicios de consumo de contenidos multimedia (como Netflix para películas, Spotify para música, etcétera). Los 12 pasos para sobrevivir la revolución 4.0

Hay tantos contenidos disponibles generando lo que se conoce como sobrecarga de información, que sin la ayuda de la IA, sería prácticamente imposible descubrir aquellos que son interesantes y relevantes. Y, por supuesto, los anuncios que vemos online, un mercado mundial de aproximadamente 650.000 millones de dólares, que son el resultado de aplicar técnicas de análisis de texto, aprendizaje por ordenador y personalización (todas ellas dentro de la IA) para estimar nuestros gustos y seleccionar publicidad potencialmente relevante.

Nuestros coches son otro ejemplo de IA invisible.

Coche autónomoSu instalación en los coches, tanto en sistemas de entretenimiento multimedia como en sistemas avanzados de asistencia al conductor, es un mercado valorado hoy en siete millones y que alcanzará los 122 millones en 2025, según IHS Technology. Los coches sin conductor son en realidad coches conducidos por inteligencia artificial, capaz de percibir el entorno del coche con cámaras, radares, láseres y otros sensores, interpretarlo, reaccionar en consecuencia y decidir qué acciones debería tomar el coche (por ejemplo, girar, frenar y acelerar).

Los algoritmos también influyen en la economía en un 35% de las ventas de Amazon y que se realizan gracias a este sistema de predicción.

Las ciudades son cada vez más inteligentes, gracias a la existencia de miles de sensores de todo tipo (de tráfico, contaminación, ruido, iluminación, semáforos y transporte público) cuyos datos son analizados por sistemas de IA para detectar anomalías, y ayudar a optimizar la gestión de la ciudad y la toma de decisiones. Gracias a la IA somos capaces de predecir las áreas con mayor criminalidad en una ciudad. Ve el video de la tendencia de la digitalización en RH.

Los sistemas de producción, distribución y logística se apoyan en la inteligencia artificial para optimizar procesos; la ciencia, para realizar descubrimientos; la medicina, para ayudar a los médicos en el diagnóstico y recomendar el mejor tratamiento, a partir del análisis de millones de historiales médicos, tratamientos, resultados o incluso del genoma humano. Sin la inteligencia artificial no serían posibles avances en campos como la medicina personalizada. Además decide la gran mayoría de las transacciones de la Bolsa.

Cerebro digitalMás que donde está la IA, quizás deberíamos preguntarnos dónde no está. Porque desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, e incluso mientras dormimos, interaccionamos con sistemas dotados de inteligencia artificial ,que de manera casi transparente, nos ayudan a ser más productivos, a conducir de manera más segura, a entretenernos o a sentirnos conectados con nuestros seres más queridos. La IA ya ocupa un lugar central en nuestras vidas. Y a medida que desarrollemos una relación cada vez más intensa e íntima con la tecnología, adquirirá aún más protagonismo.

Dado el potencial para mejorar la calidad de vida, tanto a nivel individual como colectivo, (¿Sabes que calidad de vida buscan los Millennials?) el saber que podremos apoyarnos en una tecnología cada vez más capaz para abordar los grandes retos a los que nos enfrentamos como especie, incluyendo el calentamiento global y en recursos. Desde luego, al mismo tiempo, surgen inevitablemente dilemas éticos, morales, legales y regulatorios en un mundo codependiente de la IA, pero estos son temas fundamentales que merecen otro artículo.

Fuente: El País