Los Emprendedores son personas alejadas del confort, por lo que viven a nivel profesional vivencias distintas a cualquier profesional. A continuación revisaremos algunas reflexiones sobre las cuales todo emprendedor debe de prestar atención.

I.-10 dilemas de los emprendedores

Como emprendedores hay que estar conscientes que no existen decisiones fáciles, siempre deberemos cargar con nuestro balanza y evaluar. En todos estos dilemas hay que estar conscientes que no existen decisiones buenas o malas, sino  que son puntos de vista personales; pero que es importante aclarar antes de emprender.

1.- El dilema de ganar dinero o salvar a la humanidad.

Puede que sea una decisión por la que alguna vez pasaste, pues recordemos que al momento de elegir carrera a muchos les pudieron a ver dicho que no estudiara música, actuación, filosofía, etc., por el hecho de que “se iban a morir de hambre”. Pero si bien cierto que hay actividades que son mucho más lucrativas, existen otras que son más altruistas y no se ven reflejado en un estado financiero.

Escoge bien tu misión y si decides no centrarte en la parte económica, concéntrate en la trascendencia y a alarga por supuesto vendrán los beneficios económicos, tampoco quiere decir que los ahuyente.

2.- El dilema del momento adecuado para empezar.

¿Cuándo empezar?, esa pregunta será una espina clavada, hasta no arrancar de lleno el emprendimiento. Quizás es preferible desarrollar muchas habilidades antes de emprender la aventura. Estar preparado para la tormenta, ya sea financiera, organizacional, creativa. La preparación depende de cada tarea.

3.- El dilema del tamaño del equipo fundador.

Piénsele bien, con uno o dos o más socios fundadores.  Invitar a un nuevo socio fundador significa tener otras habilidades que probablemente uno puede no ser experto. El invitar aun nuevo socio fundador es con la finalidad de ampliar y repartir las funciones, así como reducir el riesgo.

4.- El dilema de las relaciones entre los cofundadores.

¿Ya escogiste a tu equipo? Piénsalo dos veces, recuerda que puedas tener conflictos y debes de estar preparado para cualquier cosa. Muchas veces no terminamos de conocer a las personas, por lo que se recomienda que sean personas cercanas y que los avale su propia amistad o relación laboral.

5.-El dilema del cargo y el papel del fundador.

Ya decidiste emprender, ahora ¿cuál es tu función? Peinsa bien tu tarea específica, pues es común encontrar a los distintos dueños husmeando por sus negocios, donde realmente pueden estorbar más y complicar el trabajo diario, pues muchas veces desconocen los procesos.

Así que te sugerimos tener un papel bien definido. Si vas a estar de tiempo completo o si no. Pues tener un cargo significa tener responsabilidades.

6.- El dilema del modelo de compensación.

Es definitiva cada socio fundador quiere ser compensado ampliamente por el riesgo y la incertidumbre; pero ¿cómo hacerle? Primero hay que ofrecer acciones es realista, pero tiene que estar fundamentado en un rol y contribución determinados, y que esta compensación se produzca tras el cumplimiento de hitos. Así que reglas claras amistades largas. Es mejor confrontarse en un principio que prolongar esta situación a través de engaños.

7.- El dilema de los inversores adecuados, para el momento adecuado.

Hay que tener algo muy en claro y es que nadie quiere invertir hasta que tengas un producto, y necesitas dinero para tenerlo. Así que tu primer inversionista eres tú; tanto en tu preparación, así como en la creación de tu producto.

Podrías recurrir a buenos amigos, familiares e inversores de capital de riesgo. La otra es trabajar y poner una meta económica en determinado tiempo y saltar a la aventura de emprender.

8.- El dilema de la motivación de los empleados.

Hay que tener paciencia, esa es una de las claves. En el plano real en etapas muy tempranas, como empresa necesitas a profesionales “generalistas”, que sean capaces de cubrir múltiples áreas, aunque no puedes pagar profesionales con experiencia. Así que tendrás que ser la guía y ejemplo con el fin de motivar.

La capacitación y mostrarle lo que vale su trabajo te llevará a tener pronto gente especialista. DAl principio ofréceles poco, y usa losbonus o stock options sujetos a unos objetivos.

9.- El dilema de la sucesión del fundador.

Las startup suelen ser creadas por fundadores que son expertos en el producto o servicio, pero normalmente no lideran todas las etapas del crecimiento. Habrá alguien que debes de preparar para heredar ese rol, un plan de salida para el inicio de otra nueva idea. a veces es mejor hacerse a un lado con el fin de innovar.

10.- El dilema del control y del crecimiento.

Los inversionistas son impacientes, eso no lo podemos olvidar. Muchas veces ellos no están al pendiente del trabajo diario y únicamente esperan a que su inversión haya crecido por lo que debes de tener control de cada proceso, así como los estados financieros con el fin de ser claro y no perder la confianza, pues si ellos te abandonan s mitad del camino, lo más probable es que todo fracase. Así que se muy claro y estricto con el orden de todo.

II.- Si quiere emprender, debes:

Sergio Fernández, director del instituto positivo nos da una pequeña guía de 5 deberes para no fracasar en nuestro emprendimiento.

1. Encontrar su pasión

Así sea barrer la calle, pero la pasión nos llevará a innovar y jamás sentir que trabajamos. La pasión, aunque no lo crea, puede ser lo más vital e importante. El alma de las grandes creaciones muchas veces encuentran su germen en una pasión de un niño que soñó con realizarlo.

2. Dedicar a su proyecto todas las horas que precise

A veces hay que dedicarle  desvelos y las horas extras a nuestro proyecto, pues podemos tener un ritmo de vida muy demandante, sobre todo si aún no puede dedicarse de lleno a su empresa, por eso nunca hay que olvidarnos que a veces en necesario sacarle más provecho al día, pero sin descuidar la salud, pues es lo primordial para el rendimiento.

3. Centrar su energía en aportar valor a las personas

Como emprendedores muchas veces terminamos siendo gestores y encargados del recurso humano, más allá de las múltiples actividades. Por  lo que no debemos perder de vista que trabajamos con personas  y de cualquier trinchera podemos  centrarnos en cada uno  de una manera íntegra.

Muchas veces la productividad se puede ver afectada por problemas personales de un trabajador, por lo que hay que estar fomentando, de menos, los valores de la empresa, así como ver su comportamiento.Dedicar energía a cada uno nos llevará a tener idea del ánimo y de la salud de nuestra empresa. Hay que estar conscientes de cualquier trabajador  tiene una vida personal importante y que ésta podría afectar su rendimiento y viceversa. Por lo que hay que centrarnos en, de menos, fomentar los valores que tenga la empresa o crearlos, con un fin, quizás idílico pero no por eso dejarlo de implementar, de que sean mejores personas, cuidar hasta donde podamos lo que va más allá del centro de trabajo y por ende  obtendremos mejores resultados.

4. Identificar qué problemas puede resolver y, después, solucionarlos

Se lee fácil, ojalá lo fuera así en la práctica, pero recordemos que emprender no es es precisamente vivir en mundo color de rosa, al menos no en un principio. Saber que las personas son capaces de hacer las cosas que más aporten, así como haber fallado en nuestro filtro y escoger a alguien que nos haga daño de manera interna. Por lo que no podemos descuidar jamás. Hay que estar al pendiente de todo proceso, pues podemos poner a gente que tiene otro tipo de habilidades a desempeñar una tarea para la que no funciona e infinidad de problemas, que se pueden ver como  de estrategia durante el emprendimiento.

5. Aprender algo nuevo cada día y aplicarlo

Muchas veces no nos damos cuenta, pero es cierto que todos los días aprendemos algo; lo pudimos haber escuchado en el radio, comentado tu hijo y así. Pero también cierto que no lo aprendimos porque de todos esos momento que hemos dicho “aprendí algo nuevo” no recordamos casi ninguna. Por lo que tenemos que tener realmente disciplina para poder aprender, quizás esté sobrevalorada este último hábito; pero es cierto que aprender algo conscientemente cada día nos llevará a saber más y que nuestro trabajo aporte más al mundo.

III.- 10 errores comunes y que con frecuencia cometen los Emprendedores

Todos cometemos errores, sin excepción. Lo importante es saber cómo asumimos la responsabilidad ante nuestros errores.

1. Temor a Preguntar

¿Te ha quedado claro? Esa es la pregunta que te debes hacer tras cada reunión que sostengas, tanto al principio, así como en el desarrollo de estar emprendiendo. Nos conformamos con lo que comprendimos y no somos capaces de aclarar nuestras dudas, créelo, es mucho mejor preguntar que irse con alguna duda.

2. No fijarse en los errores que otros ya han cometido

¿Haz escuchado la expresión aprender en cabeza ajena? En sí es de lo más cierto, si pasa alguien por un lugar  y se cae, te da chance de prevenir cuando pases por el mismo lugar, si es inevitable o simplemente cambiar de ruta. Hay muchas formas de aprender de los errores de los otros, pues más allá de nuestra experiencia sirve el escuchar historias, tanto en cine, series y por supuesto en libros. Y estemos muy claros que no se trata de imitar a los otros, sino de no cometer los mismo errores que alguien ya lo hizo.

3. Creer que uno es todo poderoso y puede salir adelante por si solo

Tu equipo lo es todo, cada elemento es importante y aporta una parte, o al menos así se espera que sea, por lo que no se puede ser un gran emprendedor sino se tiene un equipo lo respalde. Escogerlo es un primer paso, pero mantenerlo contento y motivado se vuelve un reto. Procure hablar en plural cuando hable de su trabajo, también es el trabajo de ellos.

4. Temor a delegar actividades

Saber delegar es un arte; necesitas pensar, quién posee las habilidades necesarias para desempeñar determinada tarea, se necesita conocer a su equipo y las fortalezas de cada uno de sus integrantes para delegar la tarea correcta a la persona correcta sin temor alguno.

5. Intentar vender lo que el usted quiere

Así es, quizás uno de los errores más comunes es creer que nuestra idea resolverá alguna necesidad, cuando el mercado lo puede resolver de alguna u otra forma, que probablemente  no va a coincidir con la del emprendedor. Así que escuche a sus clientes, antes que a usted mismo. Véndales a ellos, no a usted.

6. Plan de Negocios no escrito

Primero que nada tome su plan de negocios con la máxima seriedad posible, no espere que todo se solucione en el camino. Es como salir de viaje, probablemente creemos que sabemos el camino, o podríamos confiarnos en que los letreros nos orientarán, pero puede haber cualquier evento, que eso tenga que cambiar. Tener un mapa nos permite reconocer distintas oportunidades y alternativas.  El plan de negocios no solo le servirá a la hora de conseguir financiación, sino que también le será de gran utilidad como guía de cumplimiento de sus objetivos, tenerlo solo en la cabeza puede ser un gran error, por lo que siempre se recomienda tenerlo escrito y a mano.

7. No conocer sus fortalezas

Si usted, cada que intenta clavar un clavo se da un martillazo, tiene que dejar de intentarlo y aprender a delegar que hay alguien lo sabe hacer mejor. No por ser el emprendedor debe de dominar cada una de las áreas, sino sabe no mueva, pregunte, no tome decisiones. Si se trata de algo que usted domine agárrese de ahí y trate de hacer todas las tareas que involucren el uso de su fortaleza. Sobretodo busque hacerse mejor y especialista en una sola área.

8. No capacitarse antes de comenzar

Si usted desea iniciar su propio negocio con el pie derecho siempre es muy importante conocer a fondo el tema de ante mano para saber donde se esta metiendo y donde está  pisando. Hay que dejar la soberbia de un lado, pensar que con nuestra experiencia es suficiente y pensar que no podemos mejorar. Hágalo, sin pensar y trate de sacar lo bueno y eso pondrá en un mejor lugar.

9. No realizar un pre-estudio del mercado

Para empezar se debe tener más que una corazonada, creer que va a ser un buen negocio es el primero de la infindad de pasos que hay que dar. Es muy importante que usted conozca el mercado en el cual esta por instalar su empresa, datos como el tamaño del mercado, la participación que se espera alcanzar, información sobre la competencia, un presupuesto y cronograma para la campaña son muy importante si se quiere tener éxito.

10. No contemplar un presupuesto para márketing

¿Cuál va a ser su imagen? ¿Cómo quieren que lo conozcan? Es importante invertir en la imagen que se quiere mostrar, porque sino la gente jamás se va a enterar. Hay que saber que es un gasto necesario y no se puede andar dismuneyendo presupuestos cada vez.

IV.- Los 7 hábitos para la efectividad del Emprendedor,

al estilo de los  7 hábitos de la gente efectiva de Steve Covey

1.- Alta capacidad de adaptación a los cambios  

Nada es igual que hace cinco años, muy probable tus tareas en el trabajo ha evolucionado, así como las herramientas, software, etc. Existe una mayor flexibilidad y nosotros debemos ser capaces de adartarnos a cualquier situación. Adquirir de forma rápida y de dominio habilidades que la época y los adelantos requieran.  La flexibilidad la característica esencial y necesaria para tener éxito en escenarios donde la incertidumbre y la inseguridad es una constante.

2.- Planificación 

Los emprendedores altamente efectivos planifican, planifican y planifican. Enfocar sus esfuerzos que se traduzcan en acciones planeadas, bajo diferentes formas, con bases objetivas y especificas. Seguir un buen plan puede ser todo.

3.- Networking permanente 

Si de alguien podemos aprender de Networking es de Marthe Debayle, se ha rodeado de los mejores especialistas y ha desarrollado un capital de conocimiento, para su mercado, a su alrededor. En eso consiste en buscar contactos, en tener al capital intelectual, humano a la mano y lo sepa orientar, así com ayudar.

4.- Alta selección en sus inversiones de márketing 

En todo nuevo emprendimiento la poca disponibilidad de fondos para actividades de marketing es una característica constante, sin embargo, los emprendedores efectivos son sumamente creativos en elegir sus inversiones y logran generar atención en sus mercados.

5.- Proactividad 

Piensen que un emprendimiento no es más que la organización de diversos recursos humanos, tecnológicos, de capital, materiales- con un objetivo común y la proactividad del emprendedor en la constante organización de aquellos en la persecución de ese objetivo es lo que distingue a los emprendedores exitosos. Dejemos de perder el tiempo e invirtámoslo.

6.- Conocimiento general de todos los aspectos relacionados con sus emprendimientos 

Los emprendedores altamente efectivos tienen un gran conocimiento general de muchos aspectos de sus negocios. Poseen conocimientos contables, legales, económicos, financieros e impositivos pero la experiencia les ha enseñado en que momento deben ser asistidos por profesionales capacitados exclusivamente en dichos temas.

7.- Extraordinaria capacidad de trabajo.

Los emprendedores altamente efectivos son los primeros en llegar, los últimos en irse y están encima de todos los procesos o decisiones tomadas en sus empresas.

Investigación por Carlos Paredes Pérez

Fuentes Consultadas

Federico  Martin Zwilling – Ideas en Marcha 

Gonzalo Suárez 

Editor del e-boletín La Incertidumbre, La Crisis y los Emprendimientos

Steve Covey : Los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva