1. Capacidad para ilusionar. Un buen líder sabe crear equipos, práctica la empatía, el carisma, la colaboración y la motivación.

2. Da ejemplo. Acepta la crítica constructiva, no impone, persuade, es transparente, tiene espíritu de servicio y humildad.

3. Visión estratégica. Diseña un proceso de ruta, prevé las consecuencias en el futuro, realiza una planificación correcta y minimiza los riesgos.

4. Navegar en la adversidad. Tiene seguridad en sí mismo, gestiona la presión, equilibra resultados y personas, así como supera el fracaso.

5. Gestiona el cambio. Tiene una actitud proactiva y la capacidad de adaptarse a nuevos entornos.
6. Orientación a resultados. Sabe organizar su tiempo, gestionar reuniones, conciliar la vida laboral y personal.
7. Curiosidad apasionada. Se interesa por conocer otros procesos y culturas. Por adaptarse a la tecnología de la “Cuarta Revolución Industrial”.
8. Focalizar. Clarifica el mensaje, sabe gestionar a través de mapas mentales y contribuye al debate.

9. Innovar. Sabe transformarse y adoptar nuevas competencias en la “Era Digital”.

10. Comunicar. Comprende los nuevos canales de comunicación y la comunicación estratégica.