A partir del 26 de mayo entrará en vigor esta medida que, de acuerdo con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración, beneficiará a 179 mil personas en este año

Las autoridades estadunidenses anunciaron que a partir del 26 de mayo concederán permisos de trabajo a cónyuges de los extranjeros que laboran en el país con una visa temporaria de empleo.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado que la medida podría beneficiar a 179 mil personas durante el primer año y a 55 mil durante cada año subsiguiente.

Los cónyuges dependientes de quienes laboran con la visa llamada H-1B podrán solicitar su permiso de trabajo presentando su visa H-4, que se concede a familiares directos de quienes poseen la visa de trabajo, junto con el pago de 380 dólares.

La nueva reglamentación forma parte del paquete de medidas migratorias que el presidente Barack Obama anunció en noviembre, incluyendo alivios migratorios para unos cinco millones de inmigrantes no autorizados que un juez de Texas detuvo este mes.​

Publicado en Milenio