La búsqueda de tamaño y eficiencia y la necesidad de hacerse con nuevos productos alimentan los movimientos de consolidación en la industria mundial

La farmacéutica Natraceutical culminó el 31 de diciembre su fusión con Reig Jofre y figura desde el 2 de enero en el parqué como el quinto mayor laboratorio español cotizado. Grifols va a abrir este año una nueva fábrica en EE UU y Zeltia se prepara para salir a cotizar en ese país. Allí mismo, hace unas semanas, la irlandesa Actavis, en la que ha sido la mayor operación corporativa de 2014 en el sector de la salud, cerró la compra de Allergan, dueña del tratamiento antiarrugas Botox, por 66.000 millones de dólares (53.000 millones de euros).

Y hace veinte días, la británica Shire anunció la compra por 5.200 millones de dólares (4.400 millones de euros) de la estadounidense NPS Pharmaceuticals.

Las operaciones se suceden desde hace meses también entre las principales farmacéuticas españolas cotizadas (Almirall, Faes Farma, Grifols, Rovi, Zeltia o Natraceutical) y entre algunas ausentes del parqué, como es el caso de la catalana Laboratorios Esteve.

Esta compañía ha anunciado hace un par de semanas una alianza con Mundipharma que le va a deparar unos ingresos de más de 1.000 millones de dólares (unos 846 millones de euros) para el desarrollo de una nueva generación para el tratamiento del dolor.

La búsqueda de tamaño y eficiencia y la necesidad de hacerse con nuevos productos, junto a unas tasas de interés bajas que han mantenido barato el capital, han sido y son la munición que alimenta los movimientos de consolidación en la industria farmacéutica mundial. A estos factores se suman, en el caso español, la urgencia de los laboratorios por hallar un bálsamo contra un lustro de caída del gasto público en medicamentos y la constatación, además, de que esta tendencia no va a cambiar antes de 2018.

En 2014 las ventas de fármacos y otros productos comercializados en las farmacias españolas se estancaron. Sumaron un gasto de 17.966 millones de euros. Y de esta cantidad, la venta de medicamentos con receta supuso el 77,4% de los ingresos (13.922 millones de euros, un 1,8% menos que en 2013).

Los laboratorios españoles han redoblado en los últimos años su apuesta por los mercados exteriores como respuesta —entre otras medidas— a los cambios regulatorios y a la caída de sus márgenes. También han recurrido a reestructuraciones, búsqueda de nuevos fármacos, y a compraventas de licencias y derechos de comercialización de fármacos.

Es el caso de Natraceutical y Reig Joffre, que, con su aludida fusión, estiman haber logrado en el pasado ejercicio un crecimiento conjunto de sus ventas del 5,6%, hasta 158 millones de euros, con un alza del 21% de su resultado bruto de explotación recurrente, hasta los 19,5 millones. Estiman además que la deuda financiera neta de la nueva compañía se habrá reducido en un 48%, hasta 6,8 millones, al cierre de 2014.

La unión —estructurada mediante una fusión por absorción de Reig Jofre por parte de Natraceutical, aunque la firma resultante adopta el nombre de la primera— va a permitir a la nueva farmacéutica una diversificación en su cartera en los segmentos de medicamentos con receta (69% de la cifra de negocios conjunta de 2013), sin receta (16%) y complementos nutricionales (15%), así como el fortalecimiento de su presencia exterior, con unas ventas fuera de España que alcanzan el 64% de su cifra de negocios. La catalana Almirall, que cerró en noviembre la transferencia a AstraZeneca de los derechos de su franquicia respiratoria por 1.562 millones de euros y que unos meses antes se había hecho en EE UU con Aqua Pharmaceuticals por 238 millones, ha comunicado hace unos días a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que prevé doblar su cifra de negocios en aproximadamente unos cinco años.

Almirall tuvo números rojos en 2013, pero en los nueve primeros meses de 2014 se apuntó un incremento del 96,8% en su beneficio neto en comparación con igual periodo del año anterior.

Almirall, que se ha visto inmersa en rumores insistentes, aunque desmentidos, de ser el objetivo de una posible OPA de Actavis, cuenta desde noviembre con la aprobación en toda la Unión Europea a su tratamiento broncodilatador, y quiere dirigir ahora sus esfuerzos hacia áreas de médicos especialistas y a dermatología.

Grifols, tercer mayor fabricante mundial de hemoderivados, ha recibido recientemente el permiso de las autoridades de EE UU para poner en marcha una nueva planta de purificación, en la que ha invertido 53 millones de euros. En los últimos meses, además, adquirió la unidad de diagnóstico de transfusiones de Novartis por 1.240 millones de euros y el 50% de Kiro Robotics por 21 millones.

Grifols aumentó un 29,4% su beneficio neto a 30 de septiembre, pero su exposición al dólar preocupa a los analistas

Grifols aumentó un 29,4% su beneficio neto a 30 de septiembre gracias, precisamente, a la incorporación del negocio adquirido a Novartis, y elevó en un 19% sus ventas netas (2.438 millones de euros). Su deuda financiera neta se situó en 4.448 millones de dólares, 3,04 veces el Ebitda ajustado.

La exposición al dólar de Grifols inquieta a los analistas. Expertos de Bankinter, por ejemplo, identifican esa exposición como un riesgo que podría penalizar sus resultados por la apreciación de la divisa (saldo neto de ingresos y gastos negativo) y por estar vinculada a las expectativas de alza de tipos de interés en EE UU (el 93% de su deuda está denominada en dólares).

El grupo gallego Zeltia, que ha solicitado en las últimas semanas autorización para la comercialización de su antitumoral Yondelis en Japón y EE UU, ha anunciado en diciembre que estudia fusionarse con su filial PharmaMar, sociedad mediante la que desarrolla su principal negocio estratégico, la oncología, como paso previo a la solicitud de cotización de estas actividades en EE UU.

Zeltia obtuvo un beneficio atribuido de 17,5 millones en los nueve primeros meses de 2014, un 24,3% más que en igual periodo de 2013. Su cifra de negocios ascendió a 117 millones. Y redujo su deuda neta en un 11% con respecto a la de inicio de ejercicio.

Laboratorios Rovi, por su parte, registró en los nueve primeros meses de 2014 incrementos del 6% en su beneficio neto (19,9 millones) y del 8% en sus ingresos operativos (175,5 millones), gracias a sus negocios de especialidades, cuyas ventas crecieron un 9%; de fabricación a terceros, que aumentó un 6%; y a las ventas de los productos con prescripción, que se incrementaron un 9%.

Respecto a 2015, esta compañía, que sigue apostando por la internacionalización y por su producto estrella, Bemiparina, prevé que sus ingresos operativos crezcan entre un 5% y un 10%.

Faes Farma, finalmente, mejoró en los primeros nueve meses de 2014 su beneficio neto consolidado en un 4,2%, hasta 22,2 millones, gracias en parte al crecimiento del área internacional y de su antihistamínico estrella Bilastina (presente ya en 48 mercados y con licencia en otros 127). Registró unas ventas de 149,2 millones de euros, un 5,3% más que en el mismo periodo del año anterior, pese a seguir sufriendo la contención del gasto público sanitario en España y Portugal.

Publicado en El País